Skip to main content

Directemar decide cancelar matrículas a dos wellboats de Solvtrans Chile

Imagen nave Ronia Austral de Solvtrans Chile. Foto: Archivo Salmonexpert.
Imagen nave Ronia Austral de Solvtrans Chile. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: La autoridad marítima acató la orden de la Contraloría General de la República, de terminar la operación de las naves Ronia Austral y Ronia Pacific, por incumplir la exigencia de nacionalidad.

Tras la orden de la Contraloría General de la República, Directemar decidió cancelar, en resolución de 26 de octubre pasado, las matrículas de operación de dos wellboats de Solvtrans Chile, llamados Ronia Austral y Ronia Pacific, por contravenir la Ley de Navegación, que radica en transportar carga para terceros, en este caso salmones vivos, teniendo la nacionalidad chilena.

Guillermo Lüttges, director general de Directemar. Foto: Armada de Chile.
Guillermo Lüttges, director general de Directemar. Foto: Armada de Chile.

Antecedentes

En la resolución firmada por el vicealmirante Guillermo Lüttges, director general de Directemar, se cuenta que, mediante resoluciones con fecha de 9 de mayo de 2012, la autoridad marítima autorizó a Solvtrans Chile, como persona jurídica extranjera, para matricular a las naves Ronia Austral y Ronia Pacific, dejándose constancia de que ambas quedaban sujetas a la restricción en sus operaciones, consistente en no poder realizar transporte de carga para terceros.

El 9 de febrero de 2015, la autoridad marítima dejó sin efecto las restricciones operativas señaladas, atendido que la propietaria se había transformado en una sociedad chilena.

A través de un primer Dictamen de la Contraloría General de la República de 27 de abril de 2017, que Directemar pidió reconsiderar, y un segundo Dictamen de la entidad fiscalizadora 11 de octubre de 2018, se ordenó a la autoridad marítima cancelar las matrículas de ambos wellboats, por haber transportado carga para terceros en contravención a la restricción operativa impuesta.

El proceso anterior tuvo su génesis con una denuncia cursada por Naviera Orca ante Directemar por la vulneración de la Ley. Aunque la sanción prevista para estos casos es la cancelación de la matrícula de las naves, de acuerdo a lo admitido por la autoridad marítima, cursó una multa ascendente a $ 13.000 pesos oro en ese momento, lo que fue expuesto ante Contraloría General de la República.

Según Directemar, “la sanción que correspondía aplicar al haberse constatado la infracción era, al tenor de lo dispuesto en el artículo 21 N° 9 de la Ley de Navegación, la cancelación de la inscripción del Registro de Naves, sin que obste el hecho de que con posterioridad al transporte que se sanciona la empresa cambiara de nacionalidad, pues ello no altera la efectividad de lo denunciado”.

Esta última infracción fue cometida mientras la restricción descrita se encontraba vigente, y una vez que fue corroborada, Directemar admitió que “como autoridad estaba en el imperativo de aplicar a Solvtrans Chile la sanción que el ordenamiento jurídico ha previsto, sin que resultara procedente disponer otra medida”.

Manuel Bagnara, gerente general de Armasur. Foto: Archivo Salmonexpert.
Manuel Bagnara, gerente general de Armasur. Foto: Archivo Salmonexpert.

Otras aristas

Consultada Solvtrans Chile, prefirieron no referirse al tema por el momento. Mientras que Manuel Bagnara, gerente general de Armasur, dijo que la decisión de la autoridad marítima “es lo que corresponde, porque es lo que indica la Ley de Navegación nacional y que rige a cualquier empresa del sector, lo que fue burlado por la compañía en cuestión. Es positivo que se cumpla la normativa en igualdad de condiciones, lo que no ocurría hasta ahora en el caso señalado”.

Bagnara recordó también que la Fiscalía Regional Oriente, tras una querella interpuesta por Naviera Orca, lleva una investigación penal con el fin de determinar si existió el delito de contrato simulado en la operación comercial del 21 de enero de 2015 por medio de la cual la empresa de capitales noruegos vendió el 51% de sus acciones al gerente general de la compañía, Víctor Vargas, en $ 86 millones. Por esa vía la sociedad pasó a tener la nacionalidad chilena.

Ezequías Alliende, CEO de Naviera Orca. Foto: Archivo Salmonexpert.
Ezequías Alliende, CEO de Naviera Orca. Foto: Archivo Salmonexpert.

Por su parte, Ezequías Alliende, CEO de Naviera Orca, manifestó que “estamos satisfechos con la medida tomada por Directemar, ya que agotamos todas las acciones que existían para restablecer el derecho, donde Contraloría General de la República dispuso cancelar las matrículas de naves que nunca debieron operar en aguas nacionales por contravenir la ley vigente. Nos alegra que no haya impunidad para estos delitos flagrantes y dolosos”.

Alliende subrayó que lo materializado por Solvtrans Chile –y a su juicio, igualmente Gripship- alteró las condiciones de competencia en la actividad, por lo que se encuentran pendientes acciones civiles –entre ellas, de Naviera Orca- “para reparar el daño patrimonial causado a las naves nacionales, que han trabajado de manera correcta”.

Cabe agregar, en tanto, que, en julio de este año, el TDLC acogió la medida prejudicial interpuesta por la naviera Solvtrans Chile, que solicita que Armasur muestre cómo se ha organizado con empresas de wellboats para, a su juicio, impedir la libre competencia en las aguas australes del país, configurando una posible colusión para sacar a un contendor del mercado.

Para lo anterior, Solvtrans Chile pidió al TDLC que Armasur exhiba una serie de documentos claves para concretar su demanda en el ente antimonopolios, lo que se concretó el 30 de octubre pasado. Entre ellos están todas las actas de directorio del gremio celebradas entre el 1 de enero de 2016 a la fecha de su presentación, así como aquellas correspondientes a octubre y noviembre de 2012.