Saltar al contenido principal
Ronia Diamond en la bahía de Chinquihue. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.
Ronia Diamond en la bahía de Chinquihue. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.

Chile: Es el wellboat más grande y moderno de Chile, que con una capacidad máxima de biomasa de 480 toneladas, actualmente presta servicio a la empresa productora de salmones Cermaq.

Desde fuera, el Ronia Diamond se ve imponente. Una vez dentro, se puede dimensionar en cada detalle, la gran maquinaria que mueve el wellboat con mayor capacidad y más tecnología que opera en Chile.

Arribó a nuestro país el 2018, proveniente de Noruega, y en estos cuatro años ha prestado servicio ininterrumpido a la industria salmonicultora nacional. Es parte del grupo Nachipa Wellboats. 

Desde que la nave comenzó sus operaciones, Danilo Meneses ha sido su capitán. Cuenta a Salmonexpert que, desde los 5 años, su pasión ha sido el mar. “En el colegio sólo dibujaba gaviotas, barcos, peces, mar y sol. Y esta vocación se transformó en mi profesión, la cual he desarrollado por 30 años”.

Sentado en el puente de mando, el capitán destaca toda la tecnología utilizada para operar el wellboat. “Todo es automatizado. No es menor comandar una nave de estas características, pero es mi responsabilidad llegar a buen puerto con ella y con los once tripulantes que están a bordo. Es un barco muy moderno, silencioso y amigable con el medio ambiente, con instalaciones cómodas para la habitabilidad. Por otra parte, en lo que respecta a los peces, todo fue construido para transportarlos de manera segura, y a bordo podemos cumplir los requerimientos del cliente”.

El Ronia Diamond tiene una eslora de 80 metros y una manga de 16 metros. En su interior, posee tres bodegas de carga de peces -babor, estribor y centro- y navega a una velocidad promedio de 12 nudos.

Jorge Ponce, jefe de máquinas del Ronia Diamond. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.
Jorge Ponce, jefe de máquinas del Ronia Diamond. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.

“El equipamiento de la nave es de primera calidad. La propulsión de la nave es diésel-eléctrica. Tenemos cuatro generadores diésel Caterpillar de 1.500 kw cada uno que producen energía eléctrica, la cual hace funcionar los dos motores principales, thruster laterales para maniobras de atraque, la hélice y el más mínimo servicio a bordo del barco, como la luz de un camarote. Igualmente, tenemos un quinto generador más pequeño, para usarlo en caso de emergencia o cuando estamos en situación de puerto”, explica Jorge Ponce, jefe de máquinas del Ronia Diamond, y quien también está a bordo del wellboat desde que comenzó sus operaciones.

En el wellboat no solamente se cargan peces, sino que tiene sistemas para realizar otro tipo de operaciones como baños con peróxido, con agua dulce, hacer selección de peces según su talla y peso. Además, contiene un moderno sistema de eliminación de CO2 desde las bodegas de carga. Todo lo anterior, con la última tecnología y proveyendo el mayor bienestar a los peces.

Al adentrarse en el corazón del buque, el despliegue tecnológico es único. Tuberías, válvulas, estanques, filtros, todo tiene su propósito. “Tenemos la tecnología para filtrar el agua lastre con UV, así como el agua de las bodegas y el agua que se utiliza para hacer los tratamientos contra Caligus. También tenemos la capacidad de enfriar el agua donde están contenidos los peces, sistemas de recirculación de agua, oxigenación, separación de aguas con hidrocarburos, entre otros. Todo de alta capacidad y eficiencia”, destaca Ponce.

Marco Fuentes, fish master del Ronia Diamond. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.
Marco Fuentes, fish master del Ronia Diamond. Foto: Loreto Appel, Salmonexpert.

Peces

Marco Fuentes, fish master del Ronia Diamond, es un hombre clave. Él es responsable de que los peces lleguen en buenas condiciones al lugar de descarga. “Mi labor es la carga, descarga, manejo y tratamiento de los peces a bordo. Este wellboat tiene una capacidad de 3.200 mts cúbicos entre sus tres bodegas, lo que se traduce a una capacidad máxima de biomasa de 480 toneladas”.

En cuanto a la calidad del agua en donde están los peces, el profesional comenta que está todo normado. “Toda el agua que ingresa al wellboat pasa por un filtrado UV. En zonas de FAN, transportamos los peces en sistema semicerrado. Hacemos muestreo de las aguas de bodega, y si no hay presencia de microalgas, se cierra el barco. Luego, pasamos a Quellón donde nuevamente se analiza el agua, para posteriormente continuar travesía a los centros de acopio. En estas situaciones de contingencia, el wellboat tiene la capacidad de cerrarse por completo por entre 6 y 12 horas, dependiendo de la densidad de la biomasa, con completa autonomía”, apunta Fuentes.

Actualmente, el Ronia Diamond presta servicios a Cermaq, cuyas operaciones se concentran particularmente en el Archipiélago de Chiloé.

El buque y la implementación de su equipamiento están diseñados con altos estándares de bienestar animal. El equipamiento de navegación está desarrollado en línea con las más recientes tecnologías, tomando en cuenta altos parámetros de ahorro energético, cuenta con un sistema de detección y combate de incendios y está construido bajo estándares internacionales de seguridad de la vida humana en el mar.

Lea también: