Saltar al contenido principal

“El Estado podría generar empresa productora de salmones con nueva Constitución”

Chile: El constituyente Rodrigo Logan advierte que, si se observa que las plantas de proceso de salmones o las pisciculturas afectan el ecosistema, con la nueva Carta Magna podrían ser intervenidas.

La propuesta de nueva Constitución para Chile, que hoy se encuentra en borrador, es preocupación para industrias como la salmonicultora, dado que las compañías están atentas a cómo se cambiarán las reglas del juego para sus operaciones. 

Al respecto, el constituyente Rodrigo Logan, da a conocer a Salmonexpert cuáles son las normas que tienen implicancias directas en el sector salmonicultor nacional. 

1.-Derecho propiedad (norma 255 y 256)
2.-Maritorio y condiciones oceánicas de Chile (norma 193).
3.-Facultad de injerencia de sindicatos en la marcha de la empresa (norma 275).
4.-Autonomías territoriales indígenas (normas 146 y 190).
5.-Reivindicación de terrenos y recursos para pueblos originarios (norma 257).
6.-Zonas de exclusión ecológica (normas 317, 318, 319 y 320).
7.-Región autónoma y comuna autónoma para efectos ecológicos.
8.-Banco central, en su objeto de regulación del inventario ecológico nacional (norma 417).
9.- Empresas públicas regionales y comunales (norma 188).
10.-Defensoría de la naturaleza (norma 412). 

Para Logan, el proyecto de nueva Carta Magna para el país, no reconoce a nivel constitucional la propiedad intelectual e industrial y la deja a la ley, lo que genera una baja en I+D, que es relevante para la competitividad de industrias como la salmonicultora local. 

Y al mismo tiempo, los riesgos aumentan para el sector salmonicultor, según el constituyente, si se agregan puntos del borrador como los derechos de la naturaleza (zonas de exclusión productiva), autonomía territorial indígena, reivindicación de terreno o recurso para pueblos indígenas, función ecológica en manos de las regiones autónomas y comunas autónomas y concepto de empresas públicas regionales y empresas públicas comunales”. 

Con todo lo anterior, advierte el representante de la Convención Constitucional, “el Estado podría querer generar una empresa de producción y exportación de salmones, nada se lo impediría, a diferencia de hoy donde se pide una ley de quórum calificado”.

Tomando en cuenta la propiedad privada, Logan apunta que las plantas de proceso de salmones o las pisciculturas, si es que se observa que afectan el ecosistema, con la nueva Constitución podrían ser intervenidas. “Eso además de establecer si es que están o no en un territorio de reivindicación indígena”, abriendo el camino a expropiación “a precio justo” con la factibilidad de recurrir a los tribunales a reclamar ese valor, modalidad y forma de pago.

Lea también: