Saltar al contenido principal

Salmones Camanchaca reestructura su plan para disminuir exposición a riesgos

Gerente general de Salmones Camanchaca, Manuel Arriagada. Foto: Salmones Camanchaca.
Gerente general de Salmones Camanchaca, Manuel Arriagada. Foto: Salmones Camanchaca.

Chile: La empresa chilena tiene dos ejes estratégicos: aumentar su operación en la región de Aysén, y elevar su producción de salmón coho, que usa poco antibiótico y es inmune al Caligus.

Luego de registrar pérdidas en el primer semestre de este año, el gerente general de Salmones Camanchaca, Manuel Arriagada, cuenta a Salmonexpert que los números positivos se retomarán durante el segundo semestre 2021, “porque los costos se van a ir normalizando y -paulatinamente- se capturarán las mejores condiciones de precios. Esperamos una mejora gradual a partir de este mes, con una proyección de normalización a 2022”. 

¿En qué fundamentos se sustenta esa positiva proyección? 
Como ya señalábamos en nuestra comunicación oficial de los resultados del trimestre, hay condiciones favorables para la compañía que nos permiten tener esa mirada. En primer lugar, en 2021 los mercados del salmón han reaccionado favorablemente y la demanda se encuentra más consolidada, lo que bajo un contexto de oferta limitado generó precios altos, y esperamos que este escenario continúe en cierta medida el próximo año. 

En segundo lugar, y para los próximos ciclos, nuestra empresa tendrá un enfoque más cauteloso y con mayor diversificación geográfica de modo de disminuir el riesgo, ampliando su exposición a centros de cultivo en la región de Aysén aprovechando los numerosos centros de cultivo disponibles. Además, nuestra experiencia favorable con el salmón coho permitirá tener una mayor exposición a esta especie con menor riesgo, ya que se cosechan antes de la temporada de verano.

¿Cómo se concretará esta mayor exposición en la región de Aysén?
Esto tiene que ver, justamente, con el enfoque más cauteloso y con mayor diversificación de riesgos que comentaba anteriormente. La idea es que sean centros ubicados en la zona oceánica de la región de Aysén, en zonas con menor riesgo de eventos ambientales. Estamos pensando, de hecho, en dos a tres centros.

¿Disminuirá su exposición en la región de Los Lagos?
 No se trata de reducir nuestra exposición en la región de Los Lagos, sino que tener una mayor diversificación geográfica para disminuir el riesgo y enfocarnos en aquellos centros que tengan menos probabilidad de eventos ambientales.

También dijeron que aumentarán su producción de salmón coho, ¿cómo lo materializarán?
 Se hace, básicamente, porque el salmón coho tiene un ciclo de producción en que no se produce en los veranos, por lo tanto, evitamos el riesgo de blooms (que ocurren mayormente en esa época). Además, el salmón coho es uno que tiene bajísimo uso de antibióticos, por lo tanto, es una producción más sustentable, y también es un salmón que es inmune al Caligus, por lo tanto, no usa antiparasitario. 

Entonces, es un producto que es bastante sustentable y esto también tiene mucho que ver con esa decisión. Menos riesgo de bloom, bajísimo uso de antibióticos e inmune al Caligus: esos son los tres elementos que resumen la decisión.

¿Las 70.000 toneladas son una meta sustentable de producción salmonídea?
 Si lo estamos proponiendo, es porque creemos que es una meta sustentable. La proyección está enfocada en centros que, en proporción, están mayormente situados en la región de Aysén, donde tenemos menor exposición a ciertos eventos. Eso se concretaría en el año 2024.

¿Qué estrategias tecnológicas aplicarán, para mejorar su operación, y por ejemplo lograr predecir eventos ambientales en medio del cambio climático?
 En cuanto a herramientas tecnológicas, vamos a tener sistemas de protección para evitar que las algas ingresen a los centros de cultivo, cuando estos blooms aparezcan. Esto se hace, por ejemplo, con sistemas de cortinas de burbujas de aire que protegen al centro en su entorno. Otra medida es el monitoreo de algas en línea, con herramientas de inteligencia artificial, para poder detectar con mayor velocidad algas nocivas. 

Además, estamos instalando sistemas de surgencia, que permiten generar corrientes, para evitar que las algas ingresen a los mismos centros. Por último, tendremos preparados centros de cultivo back up y sistemas logísticos con transporte de peces vivos con wellboats de gran escala de volumen (3.000 m3), de modo de que si existen eventos ambientales podamos trasladar los peces vivos hacia otras zonas de modo de prevenir eventos.

Lea también: