Saltar al contenido principal

A punto de ser ley proyecto que duplica tamaño de naves acuícolas para habitabilidad

Sandoval alude a la mejora de habitabilidad en embarcaciones acuícolas como un avance fundamental. Foto: Archivo Salmonexpert.
Sandoval alude a la mejora de habitabilidad en embarcaciones acuícolas como un avance fundamental. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: El senador David Sandoval afirmó que los armadores acuícolas de la zona sur le han planteado que deben convivir “en condiciones muy precarias de habitabilidad, amontonados, viviendo en pasillos”.

Dar dignididad a los trabajadores de la salmonicultura y del mar es el objetivo del proyecto que desde el 2015 ha impulsado el senador David Sandoval junto a un grupo de diputados, a partir de la solicitud de armadores de la región de Aysén que además de espacios más confortables, alegan la necesidad de una mayor seguridad en sus labores en altamar. A semanas de pasar al Senado, el legislador explicó a Salmonexpert los alcances de la ley y el reglamento que hará operativa esta norma, las que indicarán las condiciones de habitabilidad y bienestar que deben cumplir las embarcaciones acuícolas desde ahora.

Recientemente, de hecho, se aprobó en la Comisión de Pesca y Acuicultura del Senado -entre otras cosas- que: “son naves mayores aquellas cuyo arqueo bruto es de cien o más y naves menores todas aquellas cuyo arqueo bruto es menor a cien”. Ello exclusivamente para habitabilidad, dijo el parlamentario. 

¿En qué etapa va el proyecto tras las últimas modificaciones?

Lo que se postula es mejorar la habitabilidad, lo que es un tema que hay que dejarlo muy claro, porque alguien nos ha planteado que esto va a significar que naves pesqueras puedan, eventualmente, tener un aumento en la capacidad de carga y esto no tiene ningún sentido en esa dirección: sólo apunta exclusivamente a mejorar las condiciones de habitabilidad de las naves que prestan servicios a la acuicultura.

¿Qué aspectos de la habitabilidad se mejorarían?

Básicamente, los servicios donde las tripulaciones interactúan: baños, comedores, oficinas. Muchas veces las vemos en condiciones de gran precariedad de habitabilidad e incluso, más de alguna vez una nave ha sido impedida de zarpar porque las condiciones son absolutamente inadecuadas y como la ley no contemplaba este tema, ahora hemos llenado este vacío. Hemos escuchado muchas inquietudes de sectores que piensan que esto va a significar la irrupción de naves de otras características, pero a lo único que apunta es a mejorar la habitabilidad, no aumenta la capacidad de esfuerzo pesquero de las naves.

¿Cómo evalúa las nuevas indicaciones realizadas por el Ejecutivo, que implican duplicar a 100 AB la categoría para naves menores acuícolas?

El Ejecutivo ingresó un proyecto complementario, que está en segundo trámite en el Senado y que en la última sesión de la Comisión de Pesca y Acuicultura, se aprobó por cuatro votos a favor y una abstención; básicamente lo que hace es reconocer las naves del servicio de acuicultura como una nueva categoría y especifica precisamente el contenido de lo que significa la convalidación de TRG a AB y también el objetivo esencial, que es la habitabilidad.

Con esta aprobación, lo que tiene que pasar con el proyecto es que llegue a la Sala, lo que yo creo que va a pasar próximamente y, hecho eso, se da el plazo de especificaciones para entrar a la tramitación en particular. Creemos que ya estamos en un terreno muy cerca de que este proyecto se transforme en ley y dar un salto significativo en la calidad laboral de las actividades acuícolas en nuestro país.

¿Esta es una real solución o es mejor la opción explicada por Arasemar, sobre llevar las naves a su tamaño original, un tema que fue cambiado por la Directemar?

Esto corrige sin duda las instrucciones que se dieron en un minuto dado desde Directemar, pero aquí hay que señalar un tema súper claro: esto no va a cambiar la eslora de las naves que se internan por naves mayores o naves menores. Eso queda absolutamente consagrado, expresamente, y no cambia esta situación, lo que cambia es que se van a poder considerar esos espacios nuevos para la habitabilidad y podrá hacerse a lo alto o a lo ancho.

Arasemar dijo que el diseño de naves es un tema para reglamento y no para ley. ¿Qué opina usted de eso?

Lo que nosotros consideramos en estos dos proyectos es que efectivamente lo que hay que hacer allí es el reglamento sobre los detalles de la ley: qué se entiende por habitabilidad en una nave de la zona norte respecto de la zona sur o la zona austral, ya que son territorios marítimos con características y realidades totalmente distintas en materias de navegación. El propio Ejecutivo es el que se hace parte al plantear que debe hacerse a través de una modificación legal y no solamente reglamentaria, por eso se presenta este proyecto que nos parece absolutamente adecuado.

¿Cómo aumentará el interés para ser parte de las dotaciones en naves acuícolas?

Esto va a ser un gran estímulo para muchas personas que se dedican a esta actividad hoy. Yo conozco el caso de pequeños y medianos armadores que ven en esto una necesidad. El proyecto nace de un requerimiento de los propios armadores de la región de Aysén, donde nos plantean que tienen que salir con cuadrillas de buzos cuatro, cinco, seis, siete días conviviendo en condiciones muy precarias de habitabilidad, amontonados, viviendo en pasillos.

Por lo tanto, el cambio que va a implicar esto debería ser bastante significativo, en entender que, así como tenemos estándares de seguridad laboral en todas las demás actividades, esto es fundamental, particularmente en la zona sur austral donde la acuicultura está adquiriendo cada vez mayor significación.

Lea también: