Saltar al contenido principal

Estandarización de medidas de bienestar animal en la salmonicultura chilena

Dr. Sunil Kadri. Foto: Archivo Salmonexpert.
Dr. Sunil Kadri. Foto: Archivo Salmonexpert.

*Columna de opinión para Salmonexpert del Dr. Sunil Kadri, CEO de Aquaculture Innovation; Director de Negocios Internacionales en Bluegrove; presidente de STIM Escocia; profesor honorario adjunto de la Universidad Austral de Chile; integrante de la Universidad de Stirling. 

El trabajo para comprender el bienestar de los peces de cultivo, y especialmente del salmón, ha sido históricamente dirigido por Escocia, donde un impulso de la industria junto con la colaboración académica y los intereses de la sociedad en general ha significado que el salmón se haya producido de acuerdo con el Código de buenas prácticas de la Organización de Productores de Salmón de Escocia ( https://www.scottishsalmon.co.uk/code-of-good-practice) y el estándar de bienestar RSPCA para el salmón Atlántico específicamente (https://science.rspca.org.uk/sciencegroup/farmanimals/standards/salmon) desde 2006.

Los estándares se basan principalmente en las mejores prácticas y su auditoría y, por tanto, se centran más en la formación y la gestión que en las mediciones reales. Años de investigación europea llevados a cabo con la industria del salmón finalmente llevaron al establecimiento de indicadores operativos de bienestar (OWI), que se compilaron recientemente en el manual FishWell (https://nofima.com/publication/1636395/).

Aunque existen algunas mediciones sencillas asociadas con los OWI, como los parámetros de calidad del agua, los datos de estas mediciones no siempre son tan consistentes como se podría pensar. Si bien las mediciones generalmente se basan en rangos definidos en los que deben mantenerse para un buen bienestar, los medios, la frecuencia, la posición, en los que se miden pueden variar entre los centros. Las medidas tomadas de los propios peces, por otro lado, tienden a ser subjetivas y, a menudo, implican la manipulación o incluso el sacrificio de peces.

Por lo tanto, la estandarización en toda la industria aún no ha sido posible. Sin embargo, recientemente ha habido algunos desarrollos positivos, como los estándares de bienestar del salmón que finalmente están siendo desarrollados por los reconocidos certificadores de sostenibilidad para la acuicultura: ASC, BAP y Global GAP y certificadores dedicados al bienestar como Certified Humane y GAP (Global Animal Partnership que ya opera en Chile para algunos cultivos terrestres). Sin embargo, todos estos certificadores han desarrollado sus propios estándares “únicos”, por lo que todavía nos enfrentamos a una falta de estandarización de lo que es aceptable o de buen bienestar, y cómo se puede medir.

Mientras enfrentamos este desafío de estandarizar las mediciones de bienestar y las diferentes partes interesadas tienen sus propios intereses, tendemos a olvidar que tenemos un objetivo común a largo plazo: ¿cómo podemos producir productos del mar de manera sostenible y satisfacer las crecientes necesidades del planeta? Sabemos que debemos cuidar mejor a nuestros peces y los entornos de producción en los que viven a medida que crecemos. Al enfocarse en comprender y actuar sobre las necesidades de los peces, y establecer estándares destinados a satisfacer sus necesidades, todas las partes interesadas pueden beneficiarse.

Un desarrollo reciente en Chile es un buen ejemplo de estandarización que contribuye a este objetivo común. Aunque no parece haber sido motivado por consideraciones de bienestar de los peces, al requerir que los centros de salmón midan la calidad del agua en jaulas a dos profundidades diferentes (https://www.salmonexpert.cl/article/autoridad-obligar-a-que- cada-centro-de-salmn-instale-estaciones-de-calidad /) la SMA ha colocado a la industria salmonicultora de Chile en una posición de liderazgo mundial con respecto al monitoreo del bienestar de los peces en jaulas, con un potencial obvio para tener alarmas y acciones de mitigación listas en caso que la calidad del agua se sale de ciertos rangos.

El hecho de que la industria ya había estado implementando dicha tecnología de medición en muchos centros durante bastante tiempo cuando se anunció esto, significaba que estaba equipada no sólo para cumplir, sino que podía usar la medida en su beneficio. Entendemos que una mejor calidad del agua es buena para los peces, pero también es un buen negocio, en términos de operaciones optimizadas, con ganancias potenciales a través de costos operativos más bajos, así como de marca y marketing.

Con la llegada de las tecnologías digitales y los sistemas submarinos mejorados, como la hidroacústica y las cámaras HD, podemos hacer lo mismo con las mediciones directas de peces. Usando tecnología y datos podemos comprender el comportamiento de toda la población. Cuando se buscan patrones que se desvíen de lo normal, se pueden monitorear problemas de bienestar como el estrés de varios tipos, y cada factor de estrés se refleja en una “firma de comportamiento” coincidente en la escuela. Este enfoque también permite predecir los brotes de enfermedades semanas antes de lo que la práctica actual es capaz de hacer (ver, por ejemplo, Måløy et al 2020 https://ieeexplore.ieee.org/stamp/stamp.jsp?arnumber=9281296), lo que permite a los acuicultores actuar temprano para prevenir pérdidas de peces y/o rendimiento.

La Comisión Europea demostró recientemente que comparten esta visión del futuro de la medición del bienestar del salmón al invertir 3,5 millones de euros a través del Consejo Europeo de Innovación para el desarrollo de dichos sistemas por parte de Bluegrove durante los próximos dos años.

Una vez que se completen y estén disponibles, Chile tendrá la oportunidad de continuar liderando el mundo mediante la construcción de su plataforma de calidad del agua en línea mediante la adición de la medición del estado de bienestar, directamente del salmón en el mar.