Saltar al contenido principal

Estudio: salmón experimenta reacción de pánico y lesiones por agua caliente

Salmón Atlántico en jaulas. Foto: Archivo Kyst.no.
Salmón Atlántico en jaulas. Foto: Archivo Kyst.no.

Noruega: Frente a los tratamientos térmicos contra los piojos de mar, de acuerdo con investigadores, los peces experimentan dolor y heridas, lo que es una luz de alerta para el bienestar animal. 

Investigadores quieren determinar cómo influye en los peces agua caliente utilizada para tratamientos contra piojos del salmón.

Así las cosas, el salmón expuesto a agua caliente a 34°C durante 30 segundos tenía pocas lesiones tisulares agudas obvias. Sin embargo, tuvo una reacción de pánico severa y lesiones en las aletas. El agua caliente se usa para eliminar los piojos del salmón y puede ser dolorosa para los peces, siendo una luz de alerta para el bienestar animal.

“Creemos que una causa que contribuyó al daño de las aletas fue que los peces comenzaron a rebotar en el agua tibia”, dice Lars Helge Stien del Instituto de Investigación Marina (HI) en un caso publicado en el sitio web de la institución.

Anteriormente, se sabía que el salmón elimina los piojos en agua caliente, con lo que pueden sufrir daños importantes. Ahora, investigadores del Instituto de Investigación Marina, el Instituto Veterinario (VI) y la Universidad de Bergen (UiB), han evaluado si es el agua caliente la que provoca el daño, o si hay otros aspectos implicados, informa el medio asociado a Salmonexpert, kyst.no. 

Experimento con dos temperaturas

“Hicimos el experimento con dos temperaturas de tratamiento diferentes: 34°C y 9°C (grupo control). Los peces fueron tratados individualmente. Inmediatamente después del tratamiento, fueron anestesiados con una sobredosis de anestésico y examinados en busca de lesiones”, indica Stien.

Dado que los investigadores habían visto anteriormente el pánico del salmón en agua caliente, habían tomado precauciones: “habíamos anestesiado los peces y cosido una bolsa especialmente diseñada en la que fueron tratados. Esto hizo que el tratamiento fuera suave, mientras que pudimos sacar fácilmente el salmón del agua de tratamiento después de exactamente 30 segundos”, afirma la investigadora Kristine Gismervik del Instituto Veterinario.

Después de anestesiarlos, los investigadores examinaron si los peces tenían daños externos en la piel, las aletas, los ojos y las branquias. Además, tomaron muestras de piel, aletas, ojos y branquias que habían estado en contacto directo con el agua tibia, así como órganos internos como hígado, riñón, sacos pilóricos, páncreas, bazo y cerebro.

“Vimos más daño en las aletas de los peces tratados con agua caliente, de lo contrario no encontramos diferencias entre los peces tratados con agua caliente y los peces de control. Las lesiones de los salmones pueden ser dolorosas, dar lugar a infecciones, causar problemas con el equilibrio de la sal y provocar una función de natación deficiente”, aseguran los investigadores.

La diferencia en las lesiones probablemente se deba al hecho de que los peces que fueron tratados con agua caliente se despertaron.

“Si no hubiéramos protegido el salmón con una bolsa, probablemente habría sufrido un daño mayor. Experimentos anteriores han demostrado que los salmones nadan en pánico y chocan con la pared de un recipiente cuando terminan en agua caliente”, apunta Stien. 

Los investigadores también señalan que es importante recordar que, aunque encontraron pocas lesiones agudas obvias por agua caliente en el experimento, sólo 40 peces estuvieron expuestos.

“En la industria, hay millones de peces que se tratan con agua caliente cada año. Si 1 de cada 1.000 peces se daña con el agua caliente, sigue siendo un problema grave. Por lo tanto, queremos continuar los estudios, tanto con grupos de peces más grandes como con salmones con diferentes historias de vida y antecedentes. También puede ser que no tengamos el tejido adecuado, o que el daño en el tejido sólo se haga visible después de un tiempo, y que cualquier daño haya pasado desapercibido”, concluye Gismervik.

Referencia:

Moltumyr, L. y col. "¿El componente térmico del tratamiento con agua caliente inflige lesiones agudas en el salmón del Atlántico (Salmo salar)?". Acuicultura (2020): 736048.

Lea también: