Saltar al contenido principal
La trucha preferiría alimentos más ricos en ácidos grasos omega-3. Gráfico: INRA.
La trucha preferiría alimentos más ricos en ácidos grasos omega-3. Gráfico: INRA.

Francia: La investigación demostró además que esta especie de salmón puede discriminar entre las dietas que contienen diferentes niveles de ácidos, prefiriendo las de categoría “alta en”. 

Un estudio realizado por científicos del Instituto Nacional de Investigación Agrícola de Francia (INRA), se realizó sabiendo que el efecto de reemplazar los ingredientes tradicionales de alimentación marina (harina y aceite de pescado) por una dieta 100% de origen vegetal disminuye drásticamente el rendimiento de los peces (supervivencia y crecimiento).

Los investigadores estaban trabajando en la hipótesis de que la alimentación con niveles bajos o nulos de ácidos grasos omega-3 EPA y DHA era menos atractiva para los salmónidos. Por lo tanto, los peces comieron menos y, en consecuencia, les fue peor, de acuerdo con lo informado en el medio asociado a Salmonexpert, Fish Farming Expert.

Tres dietas

El estudio, publicado en la revista Physiology & Behavior, examinó la preferencia alimenticia de la trucha (Oncorhynchus mykiss) para tres dietas que contienen diferentes niveles de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 (ω-3 LCPUFA) EPA y DHA - 0% para bajo, 5% para medio y 20% para alto, contenido total de ácidos grasos.

Los valores de preferencia de alimentación para cada grupo (dietas bajas vs medias de ω-3, dietas medias vs altas de ω-3 y dietas bajas vs altas de ω-3) se observaron utilizando dos alimentadores automáticos ubicados en lados opuestos del estanque.

Los resultados mostraron que la trucha podía discriminar entre las dietas que contenían diferentes niveles de ω-3 LCPUFA, incluso si no podía diferenciar entre niveles del 5% (no se observó preferencia en el grupo que se alimentó con dietas bajas vs medias de ω-3).

Alto Omega-3

En general, los peces tenían preferencia por el alimento con una alta cantidad de omega-3. Se observó una preferencia del 59,5% por la dieta alta en ω-3 en el grupo dieta alta vs baja en ω-3, y una preferencia del 75,6% por la dieta alta en ω-3 en el grupo dieta media vs alta en ω-3.

Esta preferencia se repitió después de 21 días y durante otros 21 días cuando se intercambiaron los alimentos entre los dos alimentadores automáticos en cada estanque: una preferencia del 63,3% para una dieta alta en ω-3 en dietas altas vs bajas en ω-3, y 69,5% de preferencia por una dieta alta en ω-3 en dietas medianas vs altas en ω-3.

Las pruebas también indicaron una diferencia en la cantidad de alimento no consumido de cada una de las tres dietas reveladas después de los periodos de alimentación. Durante dos períodos de prueba, la dieta alta en ω-3 fue la más preferida, la menos desperdiciada y la más consumida (todos los grupos), mientras que la alimentación menos consumida siguió siendo la dieta menos preferida en los tres grupos.

En conclusión, este estudio destacó la influencia de ω-3 en el comportamiento de alimentación de la trucha juvenil, demostrando que los niveles de ω-3 impulsan las elecciones alimenticias en los peces.

Lea también: