Skip to main content

Evalúan efectos crónicos del cobre en estadios tempranos de la trucha

Trucha arcoíris. Foto: AllerAqua.
Trucha arcoíris. Foto: AllerAqua.

Francia: Inhibición de la eclosión, malformaciones esqueléticas y alteraciones en la expresión de algunos genes fueron los efectos observados por científicos en ovas y alevines.

Las primeras etapas de la vida de los peces son mucho más vulnerables a los contaminantes que los juveniles y los adultos. En los estadios tempranos, órganos como el hígado, las branquias y los riñones, no están completamente desarrollados, lo que puede resultar en una mayor sensibilidad a los tóxicos. Además, poseen una piel permeable que podría permitir la absorción de contaminantes.

El cobre es un oligoelemento esencial para el metabolismo, sin embargo, en altas concentraciones puede interferir con ciertos procesos. Los efectos de la exposición al cobre (Cu) sobre los peces es más tóxico que el aluminio y el hierro, e incluye cambios en el comportamiento, disminución del crecimiento, alteración de la osmorregulación y capacidad reproductiva, interrupción de la actividad enzimática y mortalidad de alevines y smolt a altas concentraciones.

Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad de Bordeaux decidió evaluar y caracterizar los efectos subletales de la exposición crónica a concentraciones ambientales de Cu en la etapa temprana del desarrollo de la trucha arcoíris.

Para ello, expusieron ovas con ojos a una solución de sulfato de cobre desde los 265 UTA hasta su eclosión en alevines en las 528 UTA durante un total de 23 días.

Los investigadores definieron la concentración ambiental como 2 μg/L; sin embargo también evaluaron los efectos del Cu a una concentración de 20 ug/L.

Durante el experimento estudiaron varios criterios biológicos (supervivencia, éxito de eclosión, malformaciónes, crecimiento), conductuales (actividad de natación) y moleculares (genotoxicidad y transcripción de genes).

Dentro de sus resultados, evidenciaron que la exposición a 20 µg/L de Cu tuvo un efecto inhibitorio en la eclosión y aumento de los embriones de media eclosión (25%), pero que al del experimento, no se observaron diferencias significativas en el crecimiento de los alevines expuestos a ambas concentraciones .

Sin embargo, observaron que el porcentaje de malformaciones fue significativamente mayor en ambas concentraciones de cobre, “siendo las malformaciones esqueléticas las más observadas”, expusieron.

Los expertos también señalaron que “los genes involucrados en la desintoxicación (gst, mt1 y mt2) y en la detención del ciclo celular (p53) se reprimieron significativamente en ambas condiciones de Cu y no se demostró ningún significativo en el ADN”.

Por último, concluyeron que su estudio “confirma los efectos adversos del cobre en las etapas tempranas de la vida de la trucha arcoíris, incluso en la concentración ambiental”.

Revise el abstract del estudio aquí.