Saltar al contenido principal
Foto referencial
Foto referencial

Estados Unidos: La restricción pretende ahondar en la normativa para el etiquetado de este producto.

El salmón genéticamente modificado (GM) no estará llegando a las mesas de Estados Unidos en el corto plazo, según se informa en un artículo del Washington Post. Dos meses después de que los agentes de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobaran el primer salmón GM para consumo humano, la misma organización emitió una prohibición para la importación y venta de estos pescados hasta que puedan publicar directrices para su etiquetado.

La acción de la FDA fue motivada por el Congreso estadounidense, que instruyó a los reguladores para prohibir la venta de salmón GM hasta que la FDA finalice las normas de etiquetado, un proceso que podría tomar años.

En noviembre pasado, después de una extensa batalla reguladora, la FDA aprobó el salmón Aquadvantage, producido por la empresa Aquabounty en Massachusetts. El salmón Atlántico contiene una hormona de crecimiento del salmón Chinook y un gen de anguila, una combinación para ayudarla a crecer lo suficiente para ser consumido en 18 meses, en vez de los típicos tres años. Inicialmente, la agencia dijo que los alimentos GM podrían requerir etiquetado adicional sólo si “hay una diferencia importante, como un perfil nutricional diferente”, entre el alimento alterado y su contraparte natural. En el caso del salmón Aquadvantage, la FDA no encontró tales diferencias.

En tanto, la senadora Lisa Murkowski, aseguró que “creo firmemente que las directrices de etiquetado obligatorio deben publicarse lo más pronto posible, para que los consumidores sepan qué están comprando. Parece que la FDA ha comenzado a escuchar, y espero que esto sea una señal de que la agencia planea desarrollar la normativa necesaria”.

Este anuncio marca una victoria, aunque tal vez temporal, para los activistas y pescadores comerciales que han planteado preocupación frente a la seguridad que otorga el consumo de salmón GM, además de los posibles efectos ambientales que podrían resultar si alguno de los salmones GM se acoplara con el salmón silvestre.

Desde la compañía, han afirmado en repetidas ocasiones que sus peces, todas hembras, son estériles y se han criado sólo en instalaciones sin litoral en Canadá y Canadá, además de expresar que el salmón GM podría reducir la presión sobre las poblaciones silvestres y evitar la pesca excesiva de salmón Atlántico. Mientras, desde la FDA argumentaron que su aprobación se basa en “conocimientos científicos sólidos y una revisión integral”, y que los reguladores confían en que el salmón GM es seguro para ser consumido.

El presidente ejecutivo de Aquabounty, Ronald Stotish, dijo en un comunicado que la decisión de la FDA “no tiene impacto en las operaciones de la compañía, ya que no estamos actualmente importando nuestro salmón en Estados Unidos”.