Saltar al contenido principal
Directora científica Sudamérica de Plastic Oceans, Camila Ahrendt. Foto: Plastic Oceans Chile.
Directora científica Sudamérica de Plastic Oceans, Camila Ahrendt. Foto: Plastic Oceans Chile.

Chile: Desde la Fundación Plastic Oceans Chile señalan que la industria salmonicultora debe hacer un mayor esfuerzo en identificar el origen de los plásticos que genera y, a su vez, evitar desde un inicio la contaminación por este material ya que, según la organización, las limpiezas de playas son una medida paliativa insuficiente.

Plastic Oceans Chile es una Fundación Internacional que, entre sus objetivos, busca cambiar la relación que las personas tienen con el plástico.

Para ello, ejecutan diversas acciones, tales como: educación ambiental sobre los impactos del plástico; participan en mesas de trabajo como el Pacto Chileno por los Plásticos y generan contenido sobre situaciones chilenas específicas impulsando el desarrollo de soluciones locales, como así también realizan gestión de proyectos sustentables a través de investigación científica propia.

Para conocer más de su trabajo y el vínculo que han establecido con la industria salmonicultora, Salmonexpert conversó con la directora científica Sudamérica de Plastic Oceans, Camila Ahrendt, quien parte contando que han sostenido reuniones con algunas empresas del rubro, “justamente para conocer de primera fuente sus puntos de vista y para saber si están realizando acciones en torno a los residuos plásticos relacionados con la industria”.

¿Tienen un catastro de los principales plásticos que se ocupan en la industria y cuáles son los más nocivos?

Entre los plásticos se encuentran el nylon, poliéster (redes), polietileno y EPS (poliestireno expandido). Técnicamente todo podría tener un tratamiento posterior, sin embargo, hay factores de gestión y de capacidad instalada que impiden que todos los residuos de la industria puedan tratarse adecuadamente, es por eso que la necesidad de frenar este tipo de contaminación es clave y urgente, evitando el origen de la contaminación y propagación de materiales plásticos. Ya que una vez en el entorno, son un problema permanente para la fauna residente, migratoria y la salud general de todo el ecosistema. 

Es crucial que las empresas se hagan cargo de sus propios residuos plásticos”.

Directora científica Sudamérica de Plastic Oceans, Camila Ahrendt.

¿Cuáles son las propuestas en cuanto a reducción de plástico que ustedes le entregarían a la salmonicultura?

Radicarse en una geografía (mundialmente conocida por ser prístina) para desarrollar una actividad productiva debiese implicar una responsabilidad aún mayor por parte de la industria. Incorporar innovación no sólo al disminuir la contaminación que ya se encuentra en el ecosistema, sino también activar potentes y efectivas innovaciones para evitar que ocurra este tipo de contaminación.

Se propone poder identificar el origen de los plásticos, es decir, qué plástico proviene de qué centro y de qué empresa. A su vez, evitar en origen la contaminación por plástico, ya que las limpiezas de playas no son suficientes para restablecer y mejorar la salud del ecosistema. Es una medida paliativa insuficiente. Tenemos que dejar de limpiar playas algún día.

Acciones de corte medioambiental junto con la comunidad de Plastic Oceans. Foto: Plastic Oceans Chile.
Acciones de corte medioambiental junto con la comunidad de Plastic Oceans. Foto: Plastic Oceans Chile.

Por otro lado, es necesario un mecanismo eficiente que permita que los plásticos sean usados a largo plazo y no desechados en el agua o en las playas. No podemos ver territorios extensos en la Patagonia con tantos residuos de este material. Sobre todo en áreas inaccesibles o poco frecuentadas por turistas o pobladores locales, porque son esas áreas las más afectadas de manera continua y silenciosa. 

¿Creen que son suficientes las iniciativas actuales de reciclaje que sostiene la industria, como el proyecto "Atando Cabos", por ejemplo?

Atando Cabos es una de las mejores iniciativas que tiene Chile en torno al reciclaje y movimiento de los plásticos en Patagonia. Sin duda es un proyecto que une varios sectores y logra, a través de los principios de la economía circular, reinsertar el material plástico a una cadena productiva, sacarlo del ecosistema y también crear productos reciclables de larga duración, no desechables.

Necesitamos más proyectos de este estilo, que ayuden efectivamente a descontaminar, generar trabajos, educar y mostrar que es posible. Sin embargo, es crucial que las empresas se hagan cargo de sus propios residuos plásticos. También que las políticas públicas y la fiscalización sean más estrictas con esta problemática. Es importante decir que proyectos como éste no pueden cumplir el rol que debe cumplir la industria ni las políticas públicas, es decir, antes de descontaminar hay que evitar una contaminación.

Lea también:
Lea también: