Saltar al contenido principal

Innovadora estrategia contra BKD pasa a la final del Hackatón por el cambio climático

Parte del equipo ganador de la Universidad de la Frontera. Foto Ufro.
Parte del equipo ganador de la Universidad de la Frontera. Foto Ufro.

Chile: El proyecto ganador de la Ufro propone la producción de un fago, para controlar el uso de antibióticos en la acuicultura, y así evitar los sedimentos y residuos que se generan a partir de estos fármacos.

Un proyecto de innovación en el tratamiento de la bacteria BKD en salmones será quien represente a la Universidad de la Frontera (Ufro) en la etapa final de la Hackatón por el Cambio Climático.

Así lo informó la casa de estudios superiores, quienes comentaron que el evento combinó una serie de charlas y talleres con dinámicas de trabajo en equipo conducentes a desarrollar ideas, de modo que los participantes pudieran proponer soluciones innovadoras a través de herramientas y metodologías científicas, para visibilizar y abordar desafíos relacionados al cambio climático que afectan a la región Antártica y Subantártica.

La actividad estuvo dirigida a estudiantes de pre y postgrado de las facultades e institutos de ciencias de las seis universidades del Consorcio Sur-Subantártico Ci2030.

Proyecto ganador

Los equipos participaron de un programa intensivo de dos días de trabajo, en donde debieron elegir uno de los cinco desafíos vinculados al Cambio Climático en la región Antártica y Subantártica, desafíos que fueron levantados por el equipo organizador de esta Hackatón, conformado por la Universidades de Talca y de Magallanes.

Estas jornadas se realizaron de manera presencial en cada sede, conectándose vía Zoom para seguir, de manera sincrónica, las instrucciones metodológicas especialmente diseñadas para procesos de formación, desarrolladas desde el equipo Ciencia 2030 Ufro en colaboración con iDEAUfro.

A partir del desafío seleccionado, los participantes identificaron un problema relevante y de impacto sobre el cual plantearon una alternativa de solución, y dispusieron de una semana para madurar esa propuesta y preparar su defensa en formato pitch (5min) ante un panel de expertos en cada una de las respectivas sedes. En el caso de la Ufro, el jurado estuvo compuesto por las y los académicos Ema Bensch, Cledir Santos, Marcia Zambrano, la directora de BIOREN-Ufro, María de la Luz Mora, y la coordinadora de la Unidad de Transferencia Tecnológica, Fabiola Vásquez.

El equipo evaluador escogió como ganador de la Universidad de La Frontera al equipo de estudiantes representante de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, con el proyecto titulado "Estrategia innovadora para el tratamiento de BKD en salmones". El equipo ganador se encuentra integrado por las y los estudiantes Catalina Carrasco Krause, Biotecnología; Danae Flores Melivilu, Bioquímica; Javiera Miranda Geldes, Ingeniería Civil en Biotecnología; Cristian Aranzaez Ríos, Ingeniería Civil en Biotecnología; y Nicolás Lefin Hinojosa, Ingeniería Civil química.

La Hackatón es parte de las actividades del programa Ciencia 2030 del Consorcio Sur-Subantártico. Foto: Ufro.
La Hackatón es parte de las actividades del programa Ciencia 2030 del Consorcio Sur-Subantártico. Foto: Ufro.

El proyecto ganador de la Ufro propone la producción de un fago, para controlar el uso de antibióticos en la acuicultura, y así evitar los sedimentos y residuos que se generan a partir de estos fármacos.

El equipo valoró la experiencia adquirida con la actividad. “Como equipo, nos sentíamos ya ganadores por los conocimientos adquiridos. Además, con el trabajo nos dimos cuenta que nuestro proyecto es novedoso y tiene un gran potencial tecnológico”.

Segunda fase

Los estudiantes de la Universidad de La Frontera, junto a los equipos seleccionados en cada una de las universidades que conforman el Consorcio, pasaron a la segunda fase de la Hackatón por el Cambio Climático en la región Antártica y Subantártica, y tendrán un apoyo financiero de $1.500.000 para trabajar en laboratorio y validar los aspectos científico-técnicos de su idea.

Con estos recursos, los equipos tendrán tres meses para perfeccionar sus soluciones basadas en ciencia y tecnología, respondiendo a uno de los cinco desafíos que se levantaron en este concurso. Para ello, un equipo de mentores técnicos del área los acompañará en el desarrollo de su investigación. Posteriormente, los equipos presentarán sus ideas de solución frente a un jurado nacional a fines de julio, en donde participarán por el gran premio final: una visita guiada por laboratorios de la Patagonia y una estadía en el Parque Etnobotánico Omora, en Puerto Williams.

A nivel de consorcio participaron 25 equipos y más de 100 estudiantes. Al respecto, la Dra. Karla Araya, Steam facilitador de Ciencia 2030, señala que “es importante mencionar que la formación en formato concurso para las carreras vinculadas a ciencias, y además en una implementación consorciada, es una iniciativa poco antes vista a nivel nacional. Queremos ofrecer mayor espacio para que los estudiantes vinculados a ciencias se atrevan cada vez más a plantear soluciones a problemas del entorno, aplicando sus conocimientos, demostrando con ello la relevancia del área para generar iniciativas universitarias reales en I+D+i+ebct”.

Lea también: