Skip to main content

“La estrategia para aplicar tratamientos antiparasitarios no es correcta”

Bernd Wrege, nuevo gerente general de Virbac-Centrovet. Foto: Jonathan Garcés, Salmonexpert.
Bernd Wrege, nuevo gerente general de Virbac-Centrovet. Foto: Jonathan Garcés, Salmonexpert.

Chile: El nuevo gerente general de Virbac-Centrovet, Bernd Wrege, afirma que los baños contra Caligus deben realizarse en barrios completos y simultáneamente en cada centro de cultivo, para evitar problemas de contaminación entre operaciones.

Bernd Wrege tiene más de 27 años experiencia en la industria salmonicultora chilena. Luego de estar más de 15 años en el grupo Pharmaq, como máximo ejecutivo de la compañía y desde septiembre de 2018 en la empresa Virbac-Centrovet, para asumir el 1 de julio de 2019 la gerencia general de dicho laboratorio.

En entrevista con Salmonexpert, Wrege afirma, respecto a la mayor presencia de Caligus en el sector salmonicultor nacional y sus razones, que “hoy, la industria chilena habla rápidamente que existe una baja en la eficacia del Azametifos, y uno debe comenzar a preguntarse, lógicamente, el por qué sucede. ¿Es un problema del producto o de cómo se aplica y se usa?”.

¿Y por qué sucede, bajo su visión?

Los últimos resultados están claros, donde hay una reducción de la eficacia del Azametifos. Personalmente estoy convencido que la industria del salmón está implementando una estrategia para aplicar los tratamientos antiparasitarios, que no es probablemente la más adecuada.

Por ejemplo, los productos se aplican por centro de cultivo individual, con 3 hembras ovígeras -según normativa-, lo que desde mi punto de vista no necesariamente es correcto. Existe la posibilidad de incrementar el número de hembras ovígeras que gatillan un tratamiento, el que puede aumentar realizándose estudios serios que respalden epidemiológicamente lo propuesto. Muchos tratamientos que hoy se realizan no necesariamente concluyen exitosamente respetando el tiempo de exposición de la población de peces afectados con Caligus al fármaco. Es importante entender que todos los antiparasitarios, no importa cuáles sean, llegarán al mismo resultado si es que se sigue usando la estrategia actual en la industria del salmón.

¿Cuál es la estrategia adecuada, a su juicio?

La manera más exitosa de tratar una parasitosis, es abarcando grandes áreas. Por ende, sería mucho más eficiente realizar los baños en un barrio completo, pero simultáneamente y en un tiempo acotado, en vez que sea en cada centro de cultivo, porque así se bajará la carga parasitaria en el barrio completo tratado y la presión de infestación del parásito. Hoy, al efectuar esto de forma individual, una operación que presenta piojos de mar puede contaminar a la que no tiene presencia de éstos o una cantidad muy baja y que probablemente fue tratada recientemente, no siendo la mejor estrategia.

Todas las empresas del sector están a la expectativa de lanzamientos de productos y exigen nuevas moléculas, pero cada día es más difícil para los laboratorios farmacéuticos conseguir nuevas formulaciones”. 

Bernd Wrege.

Es difícil conseguir nuevas formulaciones pues, por un lado, hay limitación por temas de toxicidad en la especie destino y por otro lado, las normas regulatorias y ambientales son cada vez más exigentes. Aquí existe una gran responsabilidad y posibilidad de un trabajo en conjunto de todos los actores involucrados en el tema, como autoridades, productores, científicos y proveedores, para analizar en profundidad y mejorar las estrategias que hoy se utilizan.

Y más allá de las estrategias generales, a nivel de centro de cultivo, ¿los tratamientos se aplican de forma correcta?

No existe suficiente experiencia sobre cómo usar un antiparasitario, para que muestre su máximo potencial. Casi todos estos productos para la salmonicultura chilena (Cipermetrina, Deltametrina, Azametifos y próximamente Hexaflumuron), deben aplicarse vía baños, lo que es extremadamente complejo y si no se ejecuta como corresponde, en el tiempo se genera una pérdida de eficacia de la herramienta.

Lo anterior, debido a que juegan un rol importante las condiciones climáticas, el tamaño de los peces, el suministro adecuado (en cantidad y tiempo) de oxígeno en un tratamiento con lona cerrada, el tiempo de exposición al fármaco, la correcta distribución del antiparasitario en la jaula, el correcto volumen de agua calculado. Sólo para ilustrar, la mayoría de los fármacos usados hoy, tienen alta afinidad a la materia orgánica, factor importante de tener en cuenta.

Los antiparasitarios existentes aprobados por la autoridad competente, demostraron que los productos cumplen con las especificaciones, y con los estudios realizados por las farmacéuticas, queda claro que con la dosis recomendada, se logra un determinado resultado. Si el usuario final, modifica la dosis, probablemente observará un efecto, pero con el tiempo el producto perderá eficacia. Es de suma importancia que se planifique exhaustivamente un tratamiento vía baño, tomando en cuenta todas los variables posibles, que puedan negativamente interferir en el éxito, el cual se quiere lograr. No siempre hay una evaluación técnica, referente a que si lo que se llevó a cabo está realmente bien hecho, ítem crucial para garantizar a largo plazo, productos disponibles para la industria.

Lea también: