Saltar al contenido principal
Portada de Reporte de Sostenibilidad de Nova Austral.
Portada de Reporte de Sostenibilidad de Nova Austral.

Chile: Entre otras cosas, la salmonicultora incorporó un Programa de Reducción de Residuos Peligrosos en los centros de cultivo, donde se estableció un período de cuatro años para alcanzar los objetivos.

“Como parte de su compromiso por avanzar a ser una compañía que opera con los más altos estándares de buenas prácticas, sustentabilidad y transparencia”, Nova Austral informó a través de comunicado de prensa el lanzamiento de su primer Reporte de Sostenibilidad, correspondiente al año 2020.

El reporte, que fue elaborado de acuerdo con los estándares GRI (Global Reporting Initiative), recopila información sobre el desempeño social, económico y medioambiental de la empresa y sus impactos en el entorno y las comunidades, con énfasis en las iniciativas desarrolladas el pasado año.

Durante 2020, la salmonicultora se enfocó en materializar diversos proyectos en beneficio de los colaboradores y los territorios donde está inserta, que involucran tanto a las comunidades como al medio ambiente.

Entre otras iniciativas llevadas a cabo en el año, cabe destacar la implementación de un Programa de Aseguramiento de Calidad de la Planta de Procesos en Porvenir en el que se definieron todos los procesos que aseguran la calidad y el cumplimiento de las normas de elaboración de los productos; la implementación de un canal de denuncias de libre acceso para reforzar controles internos, el cual es gestionado por una tercera entidad; el reciclaje del más del 80% de los residuos orgánicos.

Lo anterior, además de la incorporación al Plan de Gestión de Residuos, en el marco de las exigencias de las certificaciones BAP y ASC, de un Programa de Reducción de Residuos Peligrosos en los centros de cultivo, donde se estableció un período de cuatro años para alcanzar los objetivos.

La compañía también logró varias certificaciones “que confirman que Nova Austral opera bajo los más altos estándares éticos y de cumplimiento, como son la certificación ASC para dos centros de cultivo ubicados en Magallanes, la certificación externa del modelo de prevención de delitos y la Certificación de Business Social Compliance Initiative (BSCI). Esta última respalda el cumplimiento de estándares sociales y ambientales, en conformidad con los Convenios de la OIT, la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, según la empresa.

“Este primer ejercicio de reportabilidad de Nova Austral marca un hito muy importante para la compañía en su objetivo de socializar la gestión de nuestra operación desde una perspectiva económica, social y ambiental. También se enmarca como un paso clave en nuestro trabajo por establecer un relacionamiento permanente, abierto y transparente de la compañía con las comunidades, proveedores, clientes, accionistas, reguladores e industria en general”, destaca Nicolás Larco, gerente general de la firma.

Para acceder al informe completo, haga click aquí.

Lea también: