Saltar al contenido principal
Foto: Biomar.
Foto: Biomar.

Inglaterra: De acuerdo a las métricas de la Organización de Ingredientes Marinos, por primera vez la cifra Fish In:Fish Out de salmónidos se encuentra por debajo de 1,0.

En un comunicado de prensa, la Organización de Ingredientes Marinos (IFFO) dio a conocer las últimas cifras de diversos indicadores relacionados con el uso de ingredientes marinos en la acuicultura.

Así, el índice FIFO del año 2020 muestra que, en general, ha habido una marcada disminución en el valor para la acuicultura mundial, alcanzado un valor de hasta 0,19, lo que significa esencialmente que, por cada 0,19 kg de pescado silvestre entero utilizado en la producción de harina de pescado, un kilo de pescado de cultivo es producido.

En otras palabras, por cada 1 kg de pescado silvestre utilizado se producen poco más de 5 kg de pescado de cultivo.

“Ha habido una reducción en los valores FIFO en todas las categorías de especies, pero de particular interés es la cifra de salmónidos, que por primera vez en 2020 se encuentra por debajo de 1,0, es decir, la industria de alimentos balanceados para salmónidos apoya la producción de más peces de cultivo de lo que utiliza como alimento balanceado”, estipularon desde la organización.

En cuanto al índice de dependencia de peces forrajeros (FFDR), desde IFFO informaron que nuevamente ha habido una reducción continua en todas las categorías, más notablemente con los salmónidos, donde se observa una marcada disminución a 0,64. Los  crustáceos por su lado alcanzaron un valor de 0,31.

Finalmente, la publicación del IFFO destaca las nuevas métricas para evaluar el impacto económico y ambiental del uso de harina y aceite de pesca, que eliminarían las limitaciones de estos índices en términos del valor y la calidad de los ingredientes.

Junto con el FIFO económico (eFIFO), la organización hace referencia al análisis de evaluación del ciclo de vida (LCA).

“La industria ahora está pasando de una métrica única a una medición más holística y completa basada en el uso del análisis de evaluación del ciclo de vida (LCA), cuyo objetivo es proporcionar una mejor rendición de cuenta de los recursos en toda la cadena de valor y una mayor armonización intersectorial de las métricas”, explicó el Dr. Brett Glencross, director técnico de IFFO.

Lea también: