Saltar al contenido principal

Nuevo gerente de Sostenibilidad en Skretting expone sus principales desafíos

Gerente de Sostenibilidad de Skretting global, Jorge Díaz. Foto: Skretting.
Gerente de Sostenibilidad de Skretting global, Jorge Díaz. Foto: Skretting.

Noruega: El chileno Jorge Díaz da a conocer que, entre los objetivos 2025 de la empresa de alimentos para salmones, están dejar de usar el carbón y fuel oil como fuente energética y llegar al 0% de desechos en vertederos.

Tras asumir como gerente de Sostenibilidad de Skretting global en julio, Jorge Díaz, quien antes se desempeñó como Jefe de Comunicaciones en Skretting Chile, profundiza a través de comunicado de prensa en los principales desafíos que tienen como empresa relevante en nutrición de peces.

Desde la casa matriz de Skretting en Stavanger, Noruega, Díaz detalla que “en nuestro RoadMap 2025 definimos más de 50 metas distribuidas en estos tres pilares y que buscaremos cumplir en los próximos cinco años. Además, en cada uno de estos pilares identificamos un área en particular en la cual enfocaremos nuestros esfuerzos, ya que sabemos que si hacemos un buen trabajo, podemos ayudar a acelerar cambios positivos para la industria. Por ejemplo en Salud y Bienestar, nos enfocamos en la resistencia antimicrobiana”.

En cuanto al pilar de Clima y Circularidad de Skretting, el ejecutivo profundiza: “De acuerdo al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC), el sistema alimentario es responsable de generar entre el 21 y 37% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, por lo que tenemos la responsabilidad de actuar y acelerar cambios. Para esto, en 2021 adoptamos los Objetivos Basados en la Ciencia, con la meta de reducir en un 30% nuestras emisiones en el alcance 1 y 2, y un 58% en el alcance 3 hacia 2030 usando como referencia las emisiones generadas en 2018”.

“Gracias a la implementación de un modelo de análisis de ciclo de vida a nivel organizacional, hemos identificado que el 94% de nuestras emisiones están en el alcance 3 y principalmente asociadas a la producción de las materias primas que utilizamos en el alimento, por lo que trabajaremos en colaboración con nuestros proveedores para implementar medidas que permitan reducir el impacto”.

Por ello, “hoy estamos enfocados en entender y reducir la huella de carbono de nuestro alimento, pero también tenemos que ampliar la mirada y ver cómo nuestros alimentos impactan la huella de carbono una vez dentro de los centros de cultivo. Por ejemplo, podemos usar ingredientes que tienen una huella de carbono más alta que otras alternativas, pero que ayudan a que el pez tenga un mejor desempeño y por lo tanto ayudan a que la huella de carbono mirada en su conjunto sea menor. Para esto es fundamental la colaboración con proveedores y clientes,” comenta Díaz.   

Luego, en medio ambiente “estamos trabajando fuertemente para que, de aquí al 2025, logremos el 100% de nuestras materias primas vegetales libres de deforestación. Pasamos del 33% al 79% a nivel global de 2019 a 2020 y en diciembre pasado lanzamos nuestra Política de Abastecimiento para Soya y Aceite de Palma, que define los criterios de Nutreco para comprar estas materias primas. También, en cuanto a ingredientes marinos, queremos lograr de aquí al 2025, que el 100% de los aceites y harinas de pescado que utilicemos para nuestros alimentos, tengan la certificación MSC, MarinTrust o que sean parte de Proyectos de Mejora de Pesquerías”.

“A nivel global ya hemos llegado a un 69% y estamos prontos a lanzar nuestra política de ingredientes marinos, donde definiremos también cuáles son los criterios adecuados para comprar dichos ingredientes y plantearemos objetivos intermedios para llegar a la meta en 2025. Además, tenemos la misión de reducir nuestras emisiones en operaciones, esperando cumplir el objetivo que busca que, a 2025, todos nuestros empaques sean reutilizables, reciclables y se puedan utilizar como abono. Además, dejar de usar el carbón y fuel oil como fuente energética y llegar al 0% de desechos en vertederos a nivel global” señala el representante de Skretting.

Además de estos compromisos ambientales, la compañía tiene un foco claro en que sus operaciones tengan un impacto social positivo en sus proveedores, comunidad y todos los stakeholders con los que interactúan. Para eso también han actualizado su Código de Conducta para Socios Comerciales, donde establecen políticas de integridad, sostenibilidad y cumplimiento normativo. En cuanto a los desafíos de sostenibilidad en el pilar de Buena Ciudadanía, Skretting hace hincapié en la asociatividad y colaboración dentro de la industria para poder generar cambios a largo plazo.

Lea también: