Saltar al contenido principal
Foto referencial piojo de mar. Fuente: Salmonexpert.
Foto referencial piojo de mar. Fuente: Salmonexpert.

Noruega: El profesor Jon Olaf Olaussen reveló que el aumento de la industria acuícola a cinco veces su producción en la actualidad es una idea “loca”, por lo que está solicitando una reducción de la producción salmonicultora de Noruega.

“Tenemos que reducir significativamente nuestra industria acuícola”, dijo Jon Olaf Olaussen, quien es profesor de economía de Trondheim Business School en la Norwegian University of Science and Technology (NTNU), según informó Aquahoy.

“Debido a que el problema del piojo de mar continúa, no podemos aumentar el volumen de salmón de cultivo. Debemos reducir la producción hasta que los piojos estén bajo control”, manifestó el científico.

Industria valorizada en NOK 43,6 mil millones

El pescado es el cuarto producto de exportación en Noruega, después del petróleo, gas y metales. Statistics Norway (SSB) indica que la producción de empresas acuícolas noruegas al año 2014, fue de 1,35 millones de toneladas de pescado y mariscos, valorizados en NOK 43.600 millones (unos US$ 5.000 millones). De esto, 1,27 millones de toneladas fueron salmón. Comparado con los años previos, la industria acuícola incrementó en 8%, en cantidad y valor.

Esencialmente, hay dos problemas con la acuicultura: muchos peces de cultivo escapan, y los piojos de mar afectan a los smolt y destruyen al salmón silvestre, afirmó el profesor.

Peces que escapan

Olaussen aseveró que nadie conoce cuántos salmones de cultivo han escapado entre los años setenta y ochenta. A pesar de que las estadísticas son probablemente altas, no se ha reportado el volumen de salmón que escapó en ese entonces. 

¿Cuán genéticamente puro es el salmón silvestre como resultado (del escape de los peces)?

“Los salmones que escapan se reproducen con el salmón silvestre, afectando la composición de genes en las poblaciones de salmón. Una encuesta del año 2013 encontró que los peces de cultivo afectaron los genes del salmón silvestre en cinco de 20 ríos. Pero esto varía mucho de río a río”.

Piojo del salmón

El piojo del salmón se ha diseminado significativamente en los últimos años. Los piojos del salmón se adhieren a los juveniles silvestres del salmón Atlántico y son letales en grandes cantidades. Esto podría conducir a una significativa reducción en el número de salmones silvestres y en la cantidad que los pescadores pueden capturar.

“Hace algunos años, los piojos eran un problema que la industria acuícola creía tener bajo control. Pero eso resultó ser errónea”, afirmó.

Los agentes para el tratamiento de los piojos de mar fueron usados indiscriminadamente hasta hace poco, pero algunos piojos fueron resistentes y no fueron afectados por los medicamentos. Estos individuos resistentes sobrevivieron y pasaron sus genes a las subsecuentes generaciones de piojos. Durante los últimos años, el piojo de ha vuelto más resistente a cada nuevo tratamiento.

¿Qué pasa si el salmón silvestre se extingue?

“La industria noruega ha aprendido. El tratamiento del piojo de mar en otros lugares es aún peor.

La industria acuícola chilena es la segunda en mayor producción de salmón en el mundo, después de Noruega. Pero Chile usa alrededor de 800 veces más antibióticos por kilogramo de pescado que Noruega.

Como esto es conocido por los consumidores estadounidenses, ellos han cambiado y ahora prefieren el salmón noruego. Como resultado, Costco, la tercera cadena minoristas, cambió su oferta de productos de 90% de salmón chileno a 60% de salmón noruego en el último año”.

La necesidad de reducir con la finalidad de crecer

Olaussen cree que como la industria acuícola no tiene que pagar los costos, ahora cubiertos por otros, no estará interesada en cambiar. En la actualidad, “poco se está haciendo para desarrollar centros de cultivo en sistemas cerrados o en instalaciones en tierra”, dijo el científico.

Pero el día que la industria pague, se verá obligada a pensar de nuevo. “Cuando el diagnóstico es que los dolores están aumentando, la mayoría de las personas coinciden que no se debe prescribir un mayor crecimiento como remedio”, concluyó Oalussen.