Saltar al contenido principal

Productor chileno decide prescindir de vía área para despachar su salmón coho

Salmones Aysén está usando la vía marítima para exportar sus productos. Foto: Amcham Chile.
Salmones Aysén está usando la vía marítima para exportar sus productos. Foto: Amcham Chile.

Chile: Salmones Aysén revela que su foco hoy es el formato congelado, para evitar envíos aéreos. Con esta decisión, “somos la empresa salmonicultora con menor huella de carbono de Chile con producto en destino”.

Una importante decisión tomó la empresa productora chilena Salmones Aysén, en búsqueda de una mayor sustentabilidad de sus operaciones: no usarán más aviones para despachar su salmón coho. 

En entrevista con Salmonexpert, el director de la empresa nacional, Pablo Cajtak, manifiesta que “desde febrero de 2020 que no usamos aviones para despachar salmón coho. La razón se enmarca en nuestra campaña de Frozen Revolution. Nos enfocamos exclusivamente en el congelado para evitar despachar fresco y así ser un producto más sustentable”. 

“El fresco tiene una huella de carbono muy grande, en la venta de fresco a Estados Unidos por ejemplo, cerca de la mitad del CO2 emitido por 1 kilo de salmón se debe al uso del avión. Y por otro lado, un producto congelado tienen cadena de distribución que lo hace un producto más seguro desde el punto de visto de inocuidad”, detalla el directivo.

De acuerdo con Cajtak, con esta decisión irreversible, “somos la empresa salmonicultora con menor huella de carbono de Chile con producto en destino”. Lo anterior, dado que sus emisiones de CO2 bajan a la mitad, con un costo más bajo. De este modo, la vía que continuará utilizando la compañía para sus exportaciones, será la marítima en 100%, salvo Brasil, donde se usan camiones. 

¿Esta es una tendencia a seguir para la industria chilena? El director de Salmones Aysén señala que “debiera ser poco a poco un camino para la salmonicultura chilena para ser más sustentable, bajar el costo total, tener mejor control de la venta y un producto de mejor calidad, con una cadena de suministro más controlada”. 

Asimismo, el directivo admite que ciertos costos suben con esta forma de operar, “pero se ven más que compensados con la baja del costo de traslado. La mayor pérdida es la venta que se deja de realizar en mercados que mayoritariamente consumen salmón fresco, como Estados Unidos, sin embargo si realmente queremos ser sustentables, estamos dispuestos a asumir esa pérdida”.

Actualmente, la empresa está produciendo 27.000 toneladas WFE de salmón coho, siendo destino principal Japón, con un 80%. “Estamos tratando de que Estados Unidos sean el segundo mercado. Por eso tenemos oficina en Seattle, USA”, indica Cajtak. 

Considerando que varios productores chilenos trabajan con salmón coho, diversificando de este modo sus especies, el director de Salmones Aysén afirma que “ya llevamos varios años con más competidores, pero un par de ellos están en retirada, porque han visto que el salmón coho sigue siendo una especie de nicho”.

Lea también: