Saltar al contenido principal
Javier González, médico veterinario con un PhD en Nutrición Animal. Imagen: Archivo Salmonexpert.
Javier González, médico veterinario con un PhD en Nutrición Animal. Imagen: Archivo Salmonexpert.

Chile: En el marco del ciclo de talleres First Friday de Cargill, se presentaron variables de riesgo y recomendaciones para evitar deformidades vertebrales. 

Javier González, médico veterinario con un PhD en Nutrición Animal, y especialista en nutrición e investigación en acuicultura e avicultura, dirigió el cuarto evento digital First Friday de Cargill. En el encuentro se presentó una revisión a las más recientes investigaciones sobre de factores que afectan el normal desarrollo de la columna en salmones y truchas.

El también consultor de diversas entidades, explicó que “las deformidades vertebrales ocurren frecuentemente en salmónidos de cultivo y la prevalencia es muy variable. El porcentaje de peces con anomalías medias o graves varía entre centro de producción, entre lotes de peces de una misma piscicultura e incluso dentro del mismo batch de ovas”.

Para el Dr. González, es casi imposible encontrar centros de cultivo sin algún grado de prevalencia de deformidades: “Las deformidades de columna generan menor crecimiento, peso de cosecha, pérdidas en rendimiento, y representan un deterioro en el bienestar de los peces. Las alteraciones más comúnmente observadas en salmónidos son reducción del espacio intervertebral, procesos de compresión y fusión de cuerpos vertebrales”.

Durante la presentación se describieron los nueve tipos de lesiones más frecuentes de encontrar, además de revisar las técnicas diagnósticas, que incluyen observación externa; radiografías; palpación; técnicas de tinción histológica; tomografía computarizada; histología; hisptopatología; histoquímica; y marcadores genéticos, que pueden ayudar a definir la expresión de algunos genes asociados a la estructura de la columna.

La deficiencia de fósforo en agua dulce induce enfermedades en agua de mar. Sin embargo, hemos visto que la alimentación con una dieta con un nivel de fósforo normal o elevado por nueve semanas con posterioridad al periodo de deficiencia, se recuperó la mineralización ósea”. 

Dr. Javier González.

Factores de riesgo

El Dr. González ahondó en los principales factores de riesgo asociados al desarrollo de la columna en salmónidos: alzas en la temperatura del agua, principalmente en la incubación, durante la primera alimentación y hasta los 20 gramos; deficiencias de fósforo, vitamina C y otros nutrientes; calidad del agua (polución, metales pesados, insecticidas y niveles de concentración gases); procesos de vacunación; procesos infecciosos; elevadas tasas de crecimiento; uso de antibióticos; y manejos bruscos; entre otros.

Recomendaciones

Finalmente, el especialista invitó a los asistentes a revisar cada factor de riesgo en el sistema productivo y evaluar oportunidades de mejora; diseñar un protocolo de seguimiento de deformidades vertebrales a través de diferentes técnicas de diagnóstico para determinar en qué momento se presenta el problema y posibles causas; y evaluar la suplementación con nutrientes que participan en la síntesis e integridad del tejido óseo, en caso de ser necesario.  

Lea también: