Saltar al contenido principal

Salmones Camanchaca advierte riesgos por amenaza de caducidad de concesiones

Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca. Foto: Archivo Salmonexpert.
Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: El vicepresidente de la empresa, Ricardo García, afirmó que la industria está sembrando centros por un mínimo de tiempo, obligada por la legislación, poniendo en el mar peces “que son o pueden ser portadores de parásitos o enfermedades”.

Preocupados están en la industria salmonicultora chilena, dado que la Contraloría General de la República está interpretando el artículo 142 de la Ley General de Pesca y Acuicultura señalando que, en el caso de los nuevos centros de cultivo, el no operar dentro del plazo de un año contado desde su entrega o autorización, es causal de caducidad. Y en el caso de las concesiones antiguas, el ente fiscalizador indica que ya no correrían los planes de manejo del Reglamento Sanitario sectorial, los que permiten que descansen por un período de dos años, sin caducar, de acuerdo con lo explicado por el presidente de la Asociación de Productores de Magallanes, Óscar Garay.

Esta situación fue advertida por Salmones Camanchaca a sus inversionistas, a través de su estado de resultados al segundo trimestre de este año, en la sección Riesgos Regulatorios, manifestando que “la gran mayoría de las concesiones que poseemos para el cultivo de peces, tienen un plazo de duración indefinido, y para su preservación, la actual legislación obliga a un mínimo de uso de las mismas. Cuando ese uso mínimo no se da, existe causal de caducidad”.

Ello ha llevado a la compañía “a operar en condiciones de mínima capacidad algunos de sus centros de cultivo que están en riesgo de caducidad, lo que se traduce en cada oportunidad como un gasto. Esta situación genera una contradicción regulatoria entre una obligación al uso y una normativa que promueve la contención del crecimiento de siembras para preservar la situación sanitaria favorable”, según lo expuesto por la empresa a sus inversionistas.

Para profundizar en este tema, el vicepresidente de Salmones Camanchaca, Ricardo García, afirmó a Salmonexpert que la razón de no uso para la caducidad obliga a las empresas del sector “a utilizar concesiones que no se ocuparían en condiciones normales al dejarse en descanso para no presionar las siembras y la carga de biomasa”.

De este modo, el ejecutivo advirtió que la amenaza de caducidad lleva a las compañías a sembrar centros de cultivo con un mínimo de salmones y por un mínimo de tiempo sólo para cumplir con el requisito de uso. “Pero esto pone individuos en el mar que en ausencia de esta amenaza no habrían existido, y esos individuos son o pueden ser portadores de parásitos o enfermedades, presionando y haciendo más vulnerable la situación sanitaria”.

Además, García aseguró que Subpesca promueve el uso del sistema PRS (el denominado Porcentaje de Reducción de Siembra), “que conlleva en su esencia un control de la producción en función de la situación sanitaria, cosa que es contradictoria con la amenaza de caducidad de concesiones”.

Lea también: