Skip to main content

Salmonicultoras con mortalidades sobre 14% deberán disminuir su producción

El jefe de la División Acuícola de Subpesca, Eugenio Zamorano, presentó el sistema PRS definitivo a la industria salmonicultora chilena. Foto: Subpesca.
El jefe de la División Acuícola de Subpesca, Eugenio Zamorano, presentó el sistema PRS definitivo a la industria salmonicultora chilena. Foto: Subpesca.

Chile: El jefe de la División Acuícola de Subpesca, Eugenio Zamorano, dijo a Salmonexpert que si los índices sanitarios de una empresa (pérdidas de peces, uso de antibióticos y baños contra Caligus) están controlados, podrá expandir hasta 9% su actividad.

Eugenio Zamorano, jefe de la División Acuícola de Subpesca, mostró ayer a los máximos ejecutivos de la industria chilena del salmón los ajustes definitivos a la medida Plan de Reducción de Siembras (PRS), en comparación a la propuesta dada a conocer el 8 de octubre pasado, luego de recoger las distintas observaciones de las empresas.  

Indicador más importante

En esa línea, Zamorano contó a Salmonexpert que “seguiremos ocupando como segundo indicador sanitario el uso de antibióticos, pero sólo con incentivos positivos individuales, eliminando cualquier referencia grupal, no trabajando además con porcentaje de disminución, sino con valores absolutos, es decir, tratamientos farmacológicos por tonelada producida”.

Y lo más importante, según la autoridad, es que la mortalidad continuará como principal indicador sanitario, “ya que establecimos que independiente del nivel de uso de antibióticos o baños contra Caligus, las empresas que tengan una pérdida por sobre 14% no podrán optar a ningún porcentaje de crecimiento y, de hecho, decrecerán”.

A la fecha, ilustró el regulador, la mortalidad promedio de la industria nacional está entre el 13% y 14%, “la cual hoy nos tiene en una posición muy ventajosa respecto a Noruega, cuyo índice se sitúa sobre el 20%. Las pérdidas del sector local están controladas, y antes eran cercanas al 17% y 18%”.

Por tanto, el jefe de la División Acuícola de Subpesca afirmó que “vamos a permitir como máximo un 9% de crecimiento productivo –hoy día es posible una expansión de 3%- a compañías que tengan hasta un 10% de mortalidades, menos de 50% de sus jaulas tratadas contra Caligus y hasta 150 gramos de antibiótico por tonelada generada”.

Lo anterior, de acuerdo con Zamorano, porque la pérdida de peces es un indicador probado y objetivo de la gestión sanitaria de la empresa, “y tampoco queremos que esta medida ligada al no uso de antibióticos se transforme en un incentivo perverso, pues no utilizarlos en un centro de cultivo que tiene una enfermedad infecciosa desencadenaría rápidamente un riesgo para el sector”.

Asimismo, “acá hay un tema de bienestar animal que nos interesa cautelar, dado que los antibióticos son una herramienta terapéutica para los colegas veterinarios y frente a una enfermedad, ella se debe utilizar para que los peces estén en una buena condición sanitaria”, recalcó la autoridad, y a su vez, subrayó que el objetivo de reducir estos tratamientos sigue en pie, lo que “es multifactorial, porque tiene que ver con su reemplazo por el desarrollo de vacunas y otras alternativas”. 

Revisión de la normativa

La normativa será revisada cada dos semestres, en cada uno de sus indicadores, y si es necesario efectuar los cambios, se aplicarán por parte de Subpesca, ello sin considerar que también podría materializarse antes del mencionado plazo frente a eventos sanitarios que surjan.

Tras esto, Subpesca convocará a la Comisión Nacional de Acuicultura para el 17 de diciembre a las 11:00 horas, y le presentará esta propuesta de modificación al Reglamento Sanitario, lo que requerirá luego una resolución del Subsecretario Eduardo Riquelme para entrar en operación.