Skip to main content

Sernapesca se muestra a favor de ley que permite pescar salmones escapados

Alicia Gallardo, directora nacional de Sernapesca. Foto: Sernapesca.
Alicia Gallardo, directora nacional de Sernapesca. Foto: Sernapesca.

Chile: La directora nacional de la entidad, Alicia Gallardo, afirmó a Salmonexpert que la normativa que se tramita en la Cámara de Diputados debe sancionar fuertemente el robo de peces, para evitar el mal uso de la reglamentación.  

El 20 de septiembre pasado, el Presidente Sebastián Piñera designó a la médico veterinario y funcionaria con 20 años en la institución, Alicia Gallardo, como la nueva directora nacional de Sernapesca. Hasta el momento de su designación mediante el sistema de Alta Dirección Pública, era la subdirectora de Acuicultura y ejercía como directora nacional subrogante.

Y seis días después, confirmó que la Marine Harvest Chile recuperó 38.286 ejemplares de sus 690 mil salmones escapados del centro de cultivo Punta Redonda ubicado en la región de Los Lagos, lo que equivale a un 5,54% del total fugado, por lo que “existen fundamentos para presumir daño ambiental, de acuerdo a lo establecido en la Ley General de Pesca y Acuicultura, que exige al menos un 10% de recaptura”.

Por eso, entregó los antecedentes al Consejo de Defensa del Estado, que determinará las sanciones respectivas para la empresa.

En entrevista con Salmonexpert, Gallardo afirma que “en los escapes de salmones, la autoridad que oficialmente acredita los porcentajes de recaptura es Sernapesca, según lo establecido por ley. Nosotros sabemos, por experiencia, que la mayor cantidad de peces se recuperan en fechas muy cercanas a la fecha del escape, en un proceso que siempre acompañamos y fiscalizamos”.

Por tanto, si bien la empresa pidió más plazo para ampliar el proceso de recaptura, lo que le fue concedido, y en su informe final señaló que recapturó 27,23% de los salmónidos escapados, esto es, un total de 187.949 ejemplares, “nosotros a las tres semanas ya teníamos el número oficial de 5,54% y, de hecho, después de eso, no se recuperaron más peces según los registros que manejamos”.

De acuerdo con la Autoridad, “han habido otros escapes importantes de peces en Chile, pero el de Marine Harvest es el más masivo”. 

Actualmente, se tramita en la Cámara de Diputados un proyecto que busca legalizar la pesca de salmones escapados, tras el caso Marine Harvest. ¿Qué opina de la iniciativa?

Es un elemento interesante de considerar, dado que, si tú aumentas la recaptura, efectivamente estás aportando menos peces al medio ambiente y también favorece a que, si los salmones cumplen con los requisitos de inocuidad y sanitarios, que la comunidad consuma esta proteína saludable. Es positivo este proyecto de ley.

Salmonchile y los trabajadores del sector aseguran que podría incentivar el robo de peces a través de bandas organizadas.

En la medida que la ley establezca sanciones estrictas para cuando se generen escapes de salmones de manera intencional por parte de bandas organizadas, el impacto de la norma será positivo. Pero, como en todo orden de cosas, existen formas para vulnerar la reglamentación vigente y se debe hacer menos atractiva esa posibilidad con castigos fuertes.

Fiscalizaciones

En otro tema, un grupo de parlamentarios acusó que Sernapesca no cuenta con embarcaciones para concretar sus fiscalizaciones. ¿Es así?

Recuerda que Sernapesca potenció toda su actividad fiscalizadora en acuicultura a partir del 2007, cuando ocurrió la crisis del virus ISA. Y en el 2010 recibimos casi $ 1.000 millones, aumentando de 3 a 70 funcionarios para el sector.

Y también desde ese momento, pedimos cada año presupuesto para embarcaciones, considerando que lo más práctico es el arriendo de naves para las regiones de Los Lagos y Magallanes. En Aysén, que tiene las distancias más largas, contamos con un 80% de autonomía.

¿A qué se refiere con autonomía, en este caso?

En una inspección sanitaria o en una emergencia, lo más importante es llegar luego, y no importa si vas en una nave arrendada o solicitada a una empresa, porque cuando llegas al centro de cultivo no cambiarán los peces, si existen brotes de enfermedades. Se prioriza la oportunidad.

Sernapesca tiene total independencia en la fiscalización para las conductas de mayor riesgo, donde se pueden estar incumpliendo las normas, pero hay prácticas que se relacionan con enfermedades y en eso, haremos siempre lo posible por llegar a tiempo, en la forma antes mencionada.

Alicia Gallardo.

¿Cuál es el presupuesto de Sernapesca para embarcaciones?

En el 2017, teníamos un presupuesto de $ 200 millones para embarcaciones, que es el suficiente para hacer fiscalizaciones autónomas. La prueba de ello es que no hay brotes de enfermedades a la fecha como en el 2007 y la mayoría de ellas las detecta Sernapesca. Se realizan las denuncias a la autoridad ambiental frente a incumplimientos y en mortalidades masivas como el bloom de algas de 2016, efectuamos más de 170 inspecciones a los 40 centros de cultivo afectados.

Tenemos una situación sanitaria ejemplar en comparación a otros países productores de salmón, y eso es porque tenemos una alerta temprana espectacular. En promedio, vamos tres veces al año a cada centro de cultivo y en algunos de mayor riesgo, hasta en 12 ocasiones por ejercicio. Así que los que dicen lo contrario, desconocen nuestro plan de fiscalización, donde ocupamos elementos tecnológicos como drones, sobrevuelos, sistemas de monitoreo remotos a través de cámaras y en línea, recibiendo las mortalidades semanalmente.

Lo que no tenemos son naves propias y si bien lo hemos pedido, se considera que no es factible. Por eso optamos por el arriendo.

Finalmente, Fundación Chile propuso fortalecer el monitoreo del Estado a la salmonicultura. ¿Qué opina del planteamiento?

El Proyecto Sima Austral es eso. Ahí existe monitoreo semanal de la mortalidad salmonicultora y de Caligus, además de la inspección en línea del uso de antibióticos. Información tenemos y probablemente, la capacidad de gestionarla rápidamente es lo que debemos mejorar, para construir perfiles de riesgo y perfeccionar el trabajo que ya efectuamos.

Lea también: