Saltar al contenido principal
Foto: Skretting Chile.
Foto: Skretting Chile.

Chile: La norma BAP evalúa cuatro grandes áreas de la sostenibilidad a lo largo de la cadena productiva acuícola: el medio ambiente, el impacto social, la inocuidad alimentaria y el cuidado y bienestar animal.

Tras meses de trabajo en conjunto, el equipo de Skretting ARC Pargua recibió hace unos días la noticia de su certificación BAP. Este reconocimiento, según comunicado de prensa, “verifica que, como centro experimental, Skretting ARC Pargua sigue todas las prácticas y normas adecuadas de producción, para la entrega de productos de forma segura y responsable”.

La norma BAP, una de las más requeridas a nivel internacional por la industria acuícola en general, certifica a centros con un programa específico que evalúa las cuatro grandes áreas de la sostenibilidad a lo largo de toda su cadena productiva: el medio ambiente, el impacto social, la inocuidad alimentaria y el cuidado y bienestar animal.

Juan Gutiérrez, Skretting ARC Pargua Manager, declara al respecto que “estamos muy contentos y orgullosos de haber obtenido la Certificación BAP. Creemos que es el premio al trabajo riguroso y profesional que llevamos adelante en ARC Pargua. En un año particularmente complejo, lograr este reconocimiento es doblemente meritorio”.

La certificación de Mejores Prácticas en la Acuicultura, BAP, es actualmente el estándar con mayor reputación en cuanto al reconocimiento de la excelencia productiva en centros acuícolas a nivel mundial. BAP es, además, una iniciativa creada por la Global Aquaculture Alliance, asociación internacional sin fines de lucro que se dedica a la promoción de la acuicultura responsable y que cuenta con más de 20 años de trayectoria.

Gutiérrez comenta también que “como centro, quisimos sacar adelante esta certificación porque creemos que es un estándar que está a la altura de las exigencias de Skretting a nivel global como también la de nuestros clientes a nivel nacional. Desde un inicio nos definimos como un centro productivo que realiza investigación de primer nivel. Un centro como el nuestro, como parte de sus objetivos, busca emular las condiciones productivas con las que nuestros clientes trabajan, por lo que creemos que es muy importante compartir un lenguaje común con ellos. Sumado a lo anterior, creemos firmemente en el valor de realizar todos nuestros procesos con el más alto estándar, sobre todo en lo relacionado con las buenas prácticas productivas, el cuidado medioambiental, la responsabilidad social, el bienestar animal y la inocuidad alimentaria.”

Lea también: