Abogado acusa que salmonicultura mantiene incertidumbre pese a resolución de Subpesca

David Zaviezo.
David Zaviezo.

Chile: Tras la dictación del documento, para recuperación de fondos marinos, David Zaviezo afirmó que no se consideró que los planes deben estar previamente certificados por un consultor registrado.

Publicado

El lunes 29 de enero, en Salmonexpert, se informó que Subpesca había publicado una resolución para los planes de recuperación y planes de investigación de los fondos marinos donde operan los centros de cultivo de salmones.

Y ese mismo día entró en plena vigencia la Ley N° 21.410, que modificó la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA), la que estableció, entre otras materias, que la Autoridad debía publicar su reglamento dentro del plazo de 18 meses contados desde su publicación (el 27 de enero de 2022) y que las empresas titulares de concesiones salmonicultoras, debían presentar sus planes de recuperación e investigación dentro de los 6 meses anteriores a su entrada en vigencia, es decir, entre julio de 2023 y enero de 2024.

“Como ya es de conocimiento público, el mentado reglamento no se dictó en la fecha legal correspondiente, lo que trajo nuevas incertidumbres regulatorias (a las que a estas alturas ya es casi una costumbre) para las empresas titulares de concesiones”, acusó el abogado David Zaviezo, socio de la consultora Certes.

Con el plazo a punto de cumplirse, “la Autoridad convocó a un seminario para dar a conocer los lineamientos en esta materia. Curioso es que la misma Autoridad le dé espacio a las empresas proveedoras (con una audiencia cautiva) para que puedan mostrar sus tecnologías para atrapar desechos orgánicos y evitar la depositación, así como aquéllas destinadas a la remediación de los fondos. No sabemos si se invitó a todas las empresas de unos y otros mecanismos, no sabemos si sólo fue a algunas. Por lo demás, buena parte de las empresas productoras utilizan en sus centros de cultivo algún tipo de mecanismo de recuperación o prevención de condiciones anaeróbicas. No había mucha novedad en el contenido, pero sí en la forma”, advirtió Zaviezo.

Más llamativo, según el abogado, “aún fue que, estando a tres días del plazo legal para presentar los planes, la Autoridad no informara sobre la futura dictación del mentado reglamento, necesario para cumplir en forma y fondo con la presentación de los planes. La resolución dada a conocer el lunes 29 de enero pasado no es suficiente para satisfacer los requisitos legales que emanan de la LGPA: no fue dictada en virtud de un reglamento (que aún no se publica); la LGPA no habilita a la Subpesca para dictar -directamente- una resolución sobre la materia; no aprobó los formularios, sólo ordenó publicarlos; los formularios no cumplen con la propia definición que se ha conocido sobre los planes, esto es, que sean acciones con un orden cronológico de ejecución, responsabilidades, plazos”.

Además, indicó, “los formularios de los planes de investigación contienen campos para completar con nombres de instituciones comprometidas para hacer la investigación, como universidades y centros de investigación; no se consideró que los planes (en la forma que sean) deben estar previamente certificados por un consultor ambiental registrado (para lo que se requiere modificar el D.S. N° 15, lo que aún no ocurre). Todo esto a sólo tres días de la entrada en vigencia de la ley”.

La Subpesca, “con el objeto de mejorar las condiciones de información requeridas por los interesados para la entrega del plan de recuperación e investigación”, ordenó de acuerdo con el socio de Certes publicar los formularios. “Es difícil, dado los antecedentes señalados, ver de qué manera la Subpesca pretendió mejorar las condiciones de información para los titulares. Al parecer, generó mayores incertidumbres”.

“Las empresas, siguiendo las indicaciones de la Autoridad, ingresaron los “planes” (así, entre comillas), para cumplir con la ley, al menos en lo que al plazo se refiere. Pero está la incertidumbre de saber si se considerarán documentos que cumplen con la normativa, si serán o no fiscalizados, si el reglamento dará nuevos plazos (recordemos que el plazo está en la ley). En fin, una serie de consideraciones que hacen difícil para las empresas cumplir con la regulación”, manifestó al respecto David Zaviezo.