Foto: Aldo Poblete.
Foto: Aldo Poblete.

Ración y radiación podrían tener impacto en alimentación de los peces

Chile: Chilenos evaluaron cómo los factores ambientales y el manejo de la alimentación pueden afectar las respuestas de la actividad de alimentación en salmones de cultivo, con interesantes resultados.

Publicado

Tanto para reducir las pérdidas económicas como para mejorar la sostenibilidad y reducir el impacto ambiental, se requieren nuevas tecnologías para monitorear y controlar minuciosamente el proceso de alimentación de los salmones.

En esta línea, un estudioo realizado en colaboración entre universidades y empresas presas privadas buscó describir y evaluar cómo las variables físicas, químicas y del régimen de alimentación afectan las respuestas de la actividad de alimentación del salmón Atlántico de cultivo.

Para ello, utilizaron datos obtenidos desde el sistema de inteligencia artificial de 3se, en una serie de tiempo que abarcó aproximadamente nueve meses, donde se evaluó el comportamiento de alimentación en ocho jaulas de un centro de cultivo ubicado en el Seno de Reloncaví.

A los datos anteriores, los expertos sumaron las anotaciones de parámetros ambientales tales como radiación UV, temperatura del agua, turbidez, salinidad, pH y saturación de oxígeno disuelto.

Tamaño de ración y radiación UV

Luego del análisis de toda la serie de datos, y evaluando los índices de actividad de alimentación media (MA), variación de actividad (AV), pendiente de reacción (RS) y tiempo de reacción (RT), los investigadores descubrieron que el tamaño de la ración y la radiación UV afectaron positiva y negativamente los índices, respectivamente.

“Observamos que la radiación UV afectó la MA, AV, RS y RT, explicando 12, 45, 47 y 41% de su variabilidad observada, respectivamente. MA, AV y RS disminuyeron con la radiación UV, mientras que RT aumentó”, explicaron los científicos en cuando a la radiación.

Por el lado del tamaño de la ración, esta se correlacionó positivamente con el MA, AV, RS y RT, explicando el 15, 35, 7 y 30% de la desviación observada, respectivamente. Además, la interacción entre el tamaño de la ración y el tamaño de la última ración explicó el 23 y el 18 % de la desviación observada en MA y RS, respectivamente.

Instituciones y empresas involucradas

  • Centro i~mar
  • Universidad de los Lagos
  • South Smart Solutions for engineering, Puerto Montt, Chile
  • Otto-von-Guericke University
  • Universidad Austral de Chile
  • Centro Fondap de Investigación de Altas Latitudes (IDEAL)

Lo anterior se traduce en que la MA tendía a ser menor cuando el último tamaño de la ración era de 100 kg que de 1.100 kg. Sin embargo, cuando el tamaño de la última ración era de 100 kg, RS tendía a ser superior a 1.100 kg.

“Encontramos que MA aumentó con el tamaño de la ración, pero disminuyó con el tamaño de la última ración, lo que probablemente afectó el apetito. También encontramos que los peces alimentados previamente con comidas pequeñas (~ 100 kg) respondieron más rápido (mayor RS) y tenían una MA más alta que los peces alimentados previamente con comidas grandes (~ 1500 kg)”, especificaron los autores del estudio.

A pesar de que el estudio estuvo limitado a un centro y un grupo de peces específicos, a la luz de sus resultados, los expertos concluyeron que “los factores ambientales y el manejo de la alimentación pueden afectar las respuestas de la actividad de alimentación. La variación del tamaño de la ración de alimentación y del medio ambiente podría inducir una respuesta de estrés que tiene un costo fisiológico para los peces, debilita su respuesta de alimentación y aumenta su susceptibilidad a las enfermedades”.

Lea el abstract del estudio titulado “Impacts of environmental and feeding regime variability on the feeding activity responses of atlantic salmon Salmo salar l. farmed in Southern Chile”, aquí.