Saltar al contenido principal

Chilenos alertan factores clave para control de enfermedades bacterianas en acuicultura

Pez afectado por un cuadro de piscirickettsiosis. Foto: Martín Reinke.
Pez afectado por un cuadro de piscirickettsiosis. Foto: Martín Reinke.

Chile: Según científicos, ahondar en estrés oxidativo, sistemas de secreción, metabolismo del hierro y formación de bioflim dará una idea de cómo controlar de manera eficiente futuros brotes infecciosos en salmón.

De acuerdo a tres científicos chilenos, la mayoría de la investigación realizada hasta el momento para los patógenos bacterianos de la salmonicultura se ha concentrado en los campos epidemiológico, farmacológico y genómico, y muy pocos, o casi ninguno, se ha centrado en los componentes bioquímicos o mecanicistas de sus repertorios de virulencia.

Debido a esta interrogante, los científicos de Fraunhofer Chile Reseach, Universidad Andrés Bello y Universidad de Viña del Mar, publicaron un artículo donde revisan y analizan los vacíos del conocimiento en este sentido para desarrollar tratamientos mejores y más efectivos, además de nuevas opciones preventivas.

Específicamente, el estudio se enfoca en la respuesta al estrés oxidativo, metabolismo del hierro y respuesta al estrés, y formación de biofilm de las bacterias Piscirickettsia salmonis, Tenacibaculum spp., Renibacterium salmoninarum y Yersinia ruckeri.

Estrés oxidativo

En cuanto al primer punto, los expertos señalan que la capacidad desintoxicante de las bacterias frente a especies reactivas de oxígeno (ROS) y nitrógeno (RNS), involucradas en mecanismos de defensa del pez, podría investigarse para analizar fenotipos resistentes a diversas condiciones ambientales desfavorables.

De la misma forma, el sistema de secreción tipo IV (T4SS), un factor de virulencia importante que se encuentra en una variedad de patógenos intracelulares, debe ser considerado para investigaciones futuras.

“Aunque numerosos estudios han demostrado la relación directa de los sistemas T4SS en la virulencia y patogenia de varias especies bacterianas, y varios otros muestran una relación entre el estrés oxidativo y la expresión de T4SS, todavía hay muy pocos que muestren una relación directa entre el establecimiento de la respuesta al estrés oxidativo circundante, la expresión de T4SS y un aumento de la virulencia o patogenia, lo que supone un claro reto para los próximos años de investigación”, detallan los científicos.

Hierro

El hierro es un nutriente esencial para muchos procesos celulares, siendo crucial en el metabolismo energético, la virulencia y la infección efectiva, y como cofactor para varias actividades enzimáticas en patógenos bacterianos.

Para obtener este hierro escaso, la mayoría de las bacterias patógenas han desarrollado sistemas de captación de hierro. A pesar de haber estudios para los patógenos señalados, los autores instan a que debe seguir ese interés.

Biofilm

Para P. salmonis, T. maritimum, T. dicentrarchi y Y. ruckeri ya se ha confirmado que tienen la capacidad de producir biopelículas en respuesta a ciertas condiciones de estrés. Por ello, debe ser otra área de interés.

“Las superficies inertes en entornos de acuicultura pueden albergar biopelículas y servir como reservorios de bacterias patógenas, lo que demuestra la importancia de las biopelículas en la transmisión de enfermedades”, plantearon los expertos.

Dentro de sus conclusiones los autores expusieron que existe considerable evidencia científica sobre los mecanismos de patogenicidad utilizados por diferentes patógenos y que, en general, presentan sistemas y estrategias similares.

“El conocimiento de los efectores que transportan los sistemas T4SS una vez dentro de los macrófagos, y cuáles de ellos son comunes y/o diferentes entre los patógenos que afectan a los salmónidos, la comprensión de la respuesta mediada por la falta de hierro, o la regulación y bloqueo de la formación de biofilm en las estructuras aledañas, nos darán una idea de cómo controlar de manera eficiente futuros brotes infecciosos, mejorando los avances ya realizados y evitando el uso excesivo de antibióticos a los diferentes patógenos de la acuicultura nacional”, finalizaron.

Revise el estudio completo titulado “Stress response and virulence factors in bacterial pathogens relevant for Chilean aquaculture: current status and outlook of our knowledge”, aquí.

Lea también: