Saltar al contenido principal

Avanzan ensayos para alimentación de salmónidos con aceite vegetal rico en omega 3

Foto: Nuseed Australia.
Foto: Nuseed Australia.

Noruega: Los ensayos preliminares y los análisis del aceite rico en omega 3 provenientes de semillas de canola genéticamente modificadas, indican que su uso es seguro en la alimentación para salmones, de acuerdo con lo informado desde Nofima mediante un comunicado de prensa.  

La acuicultura necesita nuevas fuentes de omega 3 marino para alcanzar el potencial de crecimiento en la industria. Actualmente, el Norwegian Institute of Food, Fisheries and Aquaculture Research (Nofima) está probando omega-3 Canola, un aceite de colza rico en ácido graso marino DHA.

Ensayos

Nofima ha realizado pruebas de alimentación con salmón en agua dulce y en instalaciones de agua de mar en tierra, donde se agregaron, gradualmente, cantidades de omega 3 Canola a la alimentación. Igualmente, se llevó a cabo una prueba paralela sobre alevines en aguas más cálidas en Australia, para probar las fuentes de omega 3 a diferentes tasas de crecimiento. Esto cobra importancia para detectar cualquier efecto que ocurra con un crecimiento rápido en los primeros años de vida.

En estas pruebas se analizó el crecimiento, la composición y la salud de los peces que recibieron alimento rico en omega 3 Canola.

Sin diferencias

Según la investigación, el salmón alimentado con omega 3 Canola tenía los mismos niveles de filete omega 3 que el salmón alimentado con aceite de pescado. Los análisis de expresión génica mostraron que los efectos dependían de la cantidad de aceite, no del tipo de aceite. "Los análisis exhaustivos de estos resultados no han mostrado diferencias en la salud y el crecimiento entre los peces alimentados con los dos aceites", explicó Bente Ruyter, gerente de proyecto de Nofima.

El Norwegian Institute of Nutrition and Seafood Research (Nifes) analizó el aceite de Canola omega 3, de la compañía australiana Nuseed, y no encontró rastros de ADN de semilla de canola genéticamente modificada. El aceite se extrae de plantas de colza que han sido genéticamente modificadas para producir DHA.

También se realizaron ensayos con salmones que crecen de 0,5 a 1,2 kg en tanques en tierra en Sunndalsora, Noruega. Los peces recibieron alimento con niveles graduales de omega 3 Canola, cuyos resultados se están analizando actualmente.

Nuevos conocimientos

"Los resultados se publicarán en revistas abiertas. Si este aceite se procesa para su uso en la alimentación, depende de las regulaciones gubernamentales. Luego, depende de la industria decidir si usa las nuevas fuentes de alimentación. El conocimiento de este proyecto proporcionará una base para estas decisiones”, comentó Ruyter.

El proyecto está financiado por el Fondo Noruego de Investigación de Mariscos (FHF) y se desarrolla en colaboración con Nifes de Noruega y Csiro de Australia.

Lea la nota original en la web de Nofima