Saltar al contenido principal
Sólo se logró detectar la bacteria en piojos adultos inmediatamente después de la extracción desde peces enfermos. Foto: Sandra Bravo.
Sólo se logró detectar la bacteria en piojos adultos inmediatamente después de la extracción desde peces enfermos. Foto: Sandra Bravo.

Chile: Investigadores chilenos plantean que P. salmonis no pudo permanecer en los piojos durante una hora después de separarse de los peces infectados.

Las coinfecciones con los dos patógenos más importantes en la salmonicultura chilena, Caligus rogercresseyi y Piscirickettsia salmonis, se han registrado frecuentemente en salmón Atlántico y trucha arcoíris. Sin embargo, el rol epidemiológico de esta asociación todavía no es claro.

Debido a esta problemática, científicos de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y de la Universidad Austral de Chile realizaron un estudio con el objetivo de evaluar cuál es la asociación funcional entre la transmisión y/o propagación de la bacteria en peces con Caligus en condiciones in vivo e in vitro.

En la primera parte del experimento, los expertos trabajaron con muestras obtenidas directamente desde centros de cultivo y se enfocaron en determinar si la bacteria podía ser detectada en los distintos estadios del parásito a distintos tiempos post recolección desde peces infectados. Lo anterior, para evaluar el rol de Caligus como vector mecánico.

La segunda parte del estudio estuvo enfocada en determinar si el parásito podía actuar como un vector biológico en condiciones controladas de laboratorio. Para ello, los investigadores recolectaron piojos de peces enfermos e infectaron a peces sanos.

“Observamos que en cualquiera de las condiciones analizadas, la expresión biológica de la bacteria no se pudo detectar en ninguna etapa de desarrollo del parásito, ni en los órganos de los peces coinfectados”, establecieron los autores del estudio.

Conclusiones

  • C. rogercresseyi no actúa como vector para P. salmonis.
  • La asociación de P. salmonis y C. rogercresseyi en peces coinfectados parece ser transitoria.
  • P. salmonis sólo se detectó en piojos adultos inmediatamente después de la extracción desde peces enfermos.
  • P. salmonis no se detectó en las etapas Chalimus ni en los estadios planctónicos de C. rogercresseyi.

A pesar de que la bacteria pudo ser detectada en Caligus inmediatamente después de ser removidos de peces moribundos que cursaban la enfermedad (T-0), los datos no fueron suficientes para catalogarlo como vector. Según los especialistas, esto también podría explicar las ambigüedades que se pueden encontrar en la literatura científica sobre la interacción de ambos patógenos .

“Sugerimos que C. rogercresseyi no actúa como un vector biológico para P. salmonis, ni como un vector mecánico, ya que en este estudio, P. salmonis no pudo permanecer en los piojos durante una hora después de separarse de los peces infectados”, concluyeron.

Lea el abstract del paper titulado “Defining the role of Caligus rogercresseyi in transmission and spreading of Piscirickettsia salmonisaquí.

Lea también: