Saltar al contenido principal

Chile: Ingresarán primeros peces a megajaula para acuicultura oceánica

Jaula para acuicultura oceánica de 80 x 80 metros. Foto: Walbusch.
Jaula para acuicultura oceánica de 80 x 80 metros. Foto: Walbusch.

Chile: La estructura ya se encuentra en una concesión de Marine Farm, donde a fines de enero se ingresarán los salmones, para así iniciar con el período de pruebas y validación tecnológica.

El pasado 14 de enero se inició el proceso de traslado desde Astilleros Panitao hacia la concesión de Marine Farm, de dos jaulas especiales de 80x80 metros que serán utilizadas a escala de prototipo productivo en el proyecto del Consorcio Tecnológico para la Acuicultura Oceánica, el cual es impulsado por diversas empresas proveedoras de la industria productora de salmones y trucha y con el apoyo de la Gerencia de Capacidades Tecnológicas de Corfo y PEM Salmón Sustentable.

Es así como la estructura ya se encuentra en plena faena de instalación en la concesión que Marine Farm posee al sur de Chaitén, en Corcovado, zona que se caracteriza por su alta energía (corrientes en el rango de 2,4 nudos y olas en el rango de 3 – 5 metros), a la espera de que a fines de enero de este año se ingresen los peces, que ascenderán a una cantidad de 400 mil ejemplares por jaula.

El diseño y  construcción de esta megajaula fue realizado por la empresa Walbusch, que ha realizado un completo trabajo de innovación que resulta en la fabricación de estas estructuras -las más grandes hasta ahora desarrolladas en el país- las cuales cuentan entre sus características principales: robustez estructural y distintos componentes de articulación, amortiguación y pivoteo que las habilita para soportar alta energía marina, un sistema de sujeción especial para mantener el volumen de la red de cultivo, un pasillo central que entrega la comodidad para la operación del proceso de cultivo, entre otros aspectos.

“Desde el concepto de anclaje, fondeo, jaula, sustentación tanto de las redes loberas como peceras, hasta la instalación de pajareras, es todo nuevo, se ha realizado un profundo trabajo de innovación en cada una esas áreas mencionadas”, explicó a Salmonexpert el director ejecutivo de Walbusch, Walter Buschmann. 

Tecnología y monitoreo

De izquierda a derecha: Julio Muñoz, gerente de Administración y Finanzas de Walbusch; Jorge Aguilera, gerente comercial Flota; Walter Buschmann, gerente general del grupo de empresas Walbusch, y Claudio Pavez. Foto: Karla Faundez, Salmonexpert.
De izquierda a derecha: Julio Muñoz, gerente de Administración y Finanzas de Walbusch; Jorge Aguilera, gerente comercial Flota; Walter Buschmann, gerente general del grupo de empresas Walbusch, y Claudio Pavez. Foto: Karla Faundez, Salmonexpert.

Una vez que las jaulas ya se encuentren con peces, uno de los procesos más importantes será implementar un diseño experimental que permita registrar y validar el funcionamiento de la tecnología: “un aspecto relevante que aborda el proyecto es el de monitoreo remoto y en tiempo real de distintas variables como por ejemplo aceleración, tracción y compresión que afecta a la infraestructura productiva, indicadores ambientales, como así también de tipo productivo: crecimiento del pez, alimentación, todo será por vía domótica”, detalló Buschmann.

El ejecutivo comentó a Salmonexpert que el desafío principal en esta etapa “es seguir innovando en cuanto vayamos viendo los resultados de cómo se desarrolla todo el proceso de cultivo. El diseño asegura un mayor recambio de agua y oxigenación que las jaulas tradicionales. Además, esperamos que el ciclo de cultivo se dé en un período más corto de engorda, estamos apuntando a eso: a que exista una mejor conversión y que sanitariamente el proceso sea mejor también”.

Por su parte, el gerente general de Walbusch, Julio Muñoz, manifestó que esta innovación busca “marcar un antes y un después en la industria, donde esta es la primera jaula que se instalará en condiciones tan extremas de corrientes, de olas, y nuestra apuesta es mostrar a la industria que se pueden hacer cosas distintas, que se pueden instalar en sectores que son muchos más complejos, y que la tecnología hoy día existe, tanto de estructura, como de ingeniería de fondeo, y ojalá el día de mañana poder -tal como el Programa lo indica- masificarlo y que se transforme en un producto que sea vendible y exportable”.

El desafío de las tecnologías desarrolladas por Walbusch también aborda aspectos de eficiencia constructiva y de operación productiva que como objetivo buscan establecer distintos indicadores bioeconómicos atractivos para el mercado nacional e internacional, que se originan a partir de la relación de costo y registro de información empírica de indicadores productivos, sanitarios y de seguridad que ofrece la infraestructura en zonas de alta energía, así como en aguas someras, indicó Jorge Aguilera, gerente Comercial de Walbusch. 

Claudio Pavez, director del Consorcio Tecnológico para la Acuicultura Oceánica, expresó que “el desarrollo que está realizando Walbusch junto a las demás empresas participantes en el programa es fundamental, se está desarrollando bajo una metodología sistemática de I+D+i, donde se ha logrado incorporar a una importante cantidad de profesionales expertos en diseño, ingeniería naval, biología y producción de peces”.

El biólogo marino añadió, por último, que “el utilizar zonas de mayor energía en una primera etapa guarda relación con un mejor aprovechamiento de las AAA, mejor capacidad de regeneración del medio ambiente, mejora en indicadores sanitarios y calidad del producto final, donde hay evidencia empírica de que un cuerpo de agua dinámico con buen recambio de agua y disponibilidad de oxigeno tiene un efecto directo en la condición fisiológica, factor de conversión y crecimiento de los peces. El proceso de validación tecnológica considera una serie de nuevos desafíos: como por ejemplo la técnica de suministro de alimento, los protocolos productivos, operacionales o el control de enfermedades, todos temas que el programa aborda con las empresas coejecutoras”.

Lea también: