Saltar al contenido principal

Científicos plantean precauciones al momento de tratar la tenacibaculosis

Pez afectado por tenacibaculosis. Foto: Dr. Ruben Avendaño.
Pez afectado por tenacibaculosis. Foto: Dr. Ruben Avendaño.

Chile: A pesar de que in vitro el patógeno tiene una condición de silvestre a florfenicol y oxitetraciclina, el Dr. Ruben Avendaño esclarece que las dosis de antimicrobianos utilizadas para infecciones causadas por otros patógenos como Piscirickettsia salmonis pueden no ser adecuadas en esta enfermedad.

Durante el 2020, investigadores nacionales describieron especies de Tenacibaculum causando enfermedad por primera vez a nivel mundial en salmón coho y por primera vez a nivel nacional en trucha arcoíris.

Además, a finales del mismo año, se validó taxonómicamente las especies T. finnmarkense con sus dos gemovares finnmarkense y ulcerans, y describió la nueva especie T. piscium en Noruega.

En la actualidad, un nuevo estudio realizado los investigadores del Incar y la Universidad Andrés Bello (UNAB) Ing. Rute Irgang y Dr. Ruben Avendaño, y del laboratorio ADL Dr. Marcos Mancilla, definió la susceptibilidad de T. dicentrarchi a los antimicrobianos más utilizados en la industria salmonicultora: florfenicol y oxitetraciclina.

En resumen, la investigación in vitro de 54 aislados chilenos de la bacteria, incluida la cepa tipo CECT 7612T, determinó que a excepción de un aislado, todos caen en la categorización de “silvestres” o “wild-type”, siendo susceptibles a ambos antibióticos.

Problema de la terapia antimicrobiana

En base a estos resultados, el Dr. Avendaño explica a Salmonexpert que a pesar que los aislados son silvestres, se requiere continuar la vigilancia de la susceptibilidad del patógeno. Por tanto, se requiere comenzar realizar el diagnóstico previo con aislamiento y determinar la susceptibilidad de cada uno de ellos en condiciones de laboratorio antes de realizar un tratamiento, especialmente en la tenacibaculosis.

“Como sabemos, en Chile existen distintos agentes que la provocan y lo primero es aislar la bacteria y luego llevar a cabo la determinación de la susceptibilidad a antimicrobianos. Además, las opciones de tratamiento son pocas, florfenicol u oxitetraciclina, pero se requiere de esa información. De hecho, en el último informe sobre el uso de antimicrobianos de Sernapesca se presenta el uso de otros antibióticos, los cuales deben ser empleados con cautela, ya que no existen estudios”, señala el experto.

Así, el estudio demostró que los aislados de T. dicentrarchi tienen una Concentración Mínima Inhibitoria (MIC) muy alta, si se compara con otros patógenos como Piscirickettsia salmonis, lo que según el Dr. Ruben Avendaño, sería de gran importancia para definir la dosis dosis de tratamiento medicado, ya que estos antecedentes pueden dar indicios si el tratamiento será o no exitoso.

“Si se considera el valor de MIC como un dato para establecer la dosis de florfenicol, lo empleado actualmente como dosis en el alimento medicado no alcanzaría las concentraciones para estar por sobre el valor de MIC. Sin embargo, esta aseveración es teórica y se requiere de datos de campo para determinar si realmente las dosis de 20 mg/kg de florfenicol usada comúnmente a pie de jaula contrarresta adecuadamente las infecciones por T. dicentrarchi”, plantea.

Dr. Ruben Avendaño. Foto: Incar.
Dr. Ruben Avendaño. Foto: Incar.

Además, el científico sostiene que si se toma en consideración que el patógeno provoca lesiones externas, y que el fármaco debe llegar a este sitio de infección, y que el pez enfermo deja de alimentarse, “se hace aún mas compleja la eficacia del tratamiento”.

“Antecedentes de campo, indican que el uso de oxitetraciclina inyectable puede tener suceso, pero se requiere de datos concretos que podrían ser proporcionados por la industria salmonera. Sin embargo, la oxitetraciclina requiere de mas tiempo de resguardo para cumplir con los límites mínimos residuales”, agrega.

Recomendaciones para el cultivo

El estudio también propone al Clinical Laboratory Standard Institute (CLSI), ente regulador a nivel mundial sobre pruebas de susceptibilidad, que recomiende para la realización de estos ensayos la temperatura de incubación de 18°C específicamente para T. dicentrarchi.

De la misma forma, se demostró que el medio de cultivo mas recomendable es Mueller Hinton diluido con suplemento de iones y no el Agar marino o caldo marino utilizado comúnmente para realizar los estudios de susceptibilidad en los laboratorios de servicios, según lo informado por el investigador del Incar y la UNAB.

“Con este artículo esperamos que los estudios de susceptibilidad se realicen bajo estas condiciones, ya que el uso de una temperatura inadecuada y uso de medios ricos en cationes provoca valores de susceptibilidad erróneos, como denotan los estudios de finales de la década de los 90”, concluye el Dr. Avendaño.

Lea el estudio titulado “Florfenicol and oxytetracycline susceptibility patterns in Chilean isolates of Tenacibaculum dicentrarchi: An emerging pathogen for farmed salmonids”, aquí.

Lea también: