Saltar al contenido principal

“Con las nuevas exigencias no será fácil caer en sobreproducción de salmones”

Superintendente (S) del Medio Ambiente, Emanuel Ibarra. Foto: SMA.
Superintendente (S) del Medio Ambiente, Emanuel Ibarra. Foto: SMA.

Chile: El superintendente (S) del Medio Ambiente advierte que “estos niveles de sobreproducción altos no son permisibles”, considerando los últimos casos en la Reserva Nacional Kawésqar.

Hace algunos días, la SMA formuló un cargo grave contra Cermaq Chile, debido a la sobreproducción superior a 782 toneladas anuales del centro de cultivo de salmones Estero Navarro, ubicado en la Reserva Nacional Kawésqar. Esto se materializó en el ciclo productivo comprendido entre los meses de mayo de 2017 y junio de 2019.

Paralelamente, en su Programa de Cumplimiento, Australis Seafoods se comprometió a reducir en el futuro su producción en 3.632 toneladas, dado que la SMA detectó que sobrepasó la producción máxima autorizada en el centro de cultivo Morgan -ubicado en la Reserva Nacional Kawésqar- durante el ciclo que fue de julio de 2017 al 31 de marzo de 2019, infracción calificada como grave, en 1.491 toneladas de salmón.

En entrevista con Salmonexpert, el superintendente (S) de Medio Ambiente, Emanuel Ibarra, indicó que “la sobreproducción de salmones es de las infracciones que más nos preocupan, por los efectos ambientales que causan y sobre todo, cuando se concretan en áreas protegidas. La sobreproducción es una infracción que no debería ocurrir nunca”.

“Hemos levantado varios casos en la región de Magallanes, principalmente en la Reserva Nacional Kawésqar, donde los últimos sacados a la luz son de Cermaq Chile y Australis Seafoods. Tenemos otros casos andando, de Nova Austral, y en Aysén, Marine Farm de Isla Partida”, dio a conocer el titular de la SMA.

Para Ibarra, con las nuevas exigencias en los Programas de Cumplimiento, buscan que a las empresas no les salga más fácil cometer sobreproducción que enfrentar la infracción. “En concreto: si detecto una sobreproducción de salmón, en los Programas de Cumplimiento no estamos exigiendo reducir los ciclos en el mismo término en que sobreprodujeron, sino que el castigo es que lo reduzcan un poco más”. 

“La exigencia es devolver lo sobreproducido más un delta adicional, no está siendo tan fácil para las salmonicultoras caer en prácticas de sobreproducción. Es algo que negociamos con cada compañía, justamente porque no podemos generar el incentivo de que sobreproduzcan y que después el Programa de Cumplimiento les salga más fácil de aplicar”, dejó en claro la Autoridad. 

De acuerdo con el superintendente, la principal explicación que les dan las empresas es que existió una eficiencia dentro del ciclo productivo, con salmones que crecieron más, dando por resultado sobreproducción. “Nuestra postura es que existe un margen razonable, pero que estos niveles de sobreproducción altos no son permisibles, y las compañías deben tener presente que mantienen control absoluto del ciclo y que estas situaciones no deberían ocurrir”.

“Las áreas protegidas siempre requieren una atención especial, por eso en nuestra gestión, le damos prioridad a los casos que se materializan en estas zonas, por el valor ambiental intrínseco que debe atenderse con máxima relevancia, por anaerobiosis y otros efectos en la columna de agua y en el sedimento”, subrayó Ibarra.

Lea también: