Saltar al contenido principal
Centro de cultivo en Noruega. Imagen: NSC.
Centro de cultivo en Noruega. Imagen: NSC.

Chile: Desde Sernapesca, Marcela Lara, subdirectora de Acuicultura, explica que la determinación del rol de la cepa HPR0 de virus ISA detectada en salmónidos, aún significa un gran desafío para la investigación en Chile.

Durante la jornada de ayer, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura y la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega (Mattilsynet) impulsaron un encuentro virtual para tratar la situación sanitaria de los principales productores de salmón del mundo, centrándose en ISAv.

Marcela Lara, subdirectora de Acuicultura de Sernapesca, comentó que, desde la primera aparición del caso de ISAv en julio de 2007 en Chile, “hemos desarrollado un programa robusto que nos ha permitido controlar de manera oportuna la enfermedad en Chile. Es clave conocer al agente para tener una definición de caso cada vez más detallada”.

“ISAv es una enfermedad endémica en Chile, por lo que se espera la presentación de casos de manera esporádica. La detección temprana es la clave para llevar a cabo medidas de control oportuno, por lo que la alta exigencia de toma de muestras se debe mantener en agua dulce y salada”, agregó.

De acuerdo con lo especificado desde Sernapesca, el 2019 no hubo casos etiquetados como brotes y la variante HPR0 representó la mayor parte de las detecciones, tal como en años anteriores. El año pasado, hubo tres casos confirmados de otras variantes HPR. Respecto de todos estos casos, Lara comentó que “sabemos que gracias a la acción oportuna de los planes de gestión la enfermedad no se diseminó a otras áreas”.

Sernapesca posee un Programa Sanitario Específico de Vigilancia y Control Anemia Infecciosa del Salmón, que contempla mayor conocimiento del patógeno mediante la definición de casos, detección temprana de cepas y notificación inmediata, eliminación oportuna de biomasa, protección de peces en riesgo e investigación epidemiológica, donde, según Marcela Lara, se hace necesaria un revisión del rol de HPR0: “Aún no está claro el rol de HPR0 en la epidemiología de la enfermedad, lo que significa un gran desafío para la investigación en Chile”.

Marcela Lara, subdirectora de Acuicultura de Sernapesca.
Marcela Lara, subdirectora de Acuicultura de Sernapesca.
Kurt Roenningen, director y CEO  de Mattilsynet.
Kurt Roenningen, director y CEO  de Mattilsynet.

Situación sanitaria en Chile

Patricio Medina, jefe del Departamento de Salud Animal de Sernapesca, dirigió una presentación sobre las condiciones de la salmonicultura en Chile: “Durante 2019, operaron 357 centros de cultivo de salmónidos en el mar en promedio mensual, observándose una alza frente a los 328 registrados en 2018. En tanto, entre 2018 y 2019 el promedio de biomasa en cultivo aumentó un 40%, mientras que el promedio mensual de mortalidad pasó de 0,71% a 0,75%”.

Para salmón Atlántico, cerca del 23% de la mortalidad fue por causa infecciosa, donde el 47% se clasificó en base a SRS, exhibiéndose una baja de 7% frente a 2018. Mientras que se exhibió un alza de mortalidad por tenacibaculosis, calificada como una enfermedad emergente en Chile.

En 2019, se utilizaron 334,1 toneladas de antibióticos para una biomasa cosechada de 953.242 peces, lo que mostró un Índice de Consumo de Antimicrobianos ICA (gramo activo por tonelada cosechada) de 350. “La cantidad de antimicrobianos utilizados permanece estable en relación con años anteriores, considerando el alza de la biomasa. Mientras que desde 2015, el índice ICA ha disminuido en 44,45%. Los esfuerzos por disminuir el uso de antibióticos continúan, apoyados por prácticas como el programa de certificación de centros libres de antimicrobianos”, expresó el especialista.

La prevalencia de Centros de Alta Diseminación (CAD) de Piscirickettsiosis fue de 5,2% en 2019, cifra que se mantuvo sin variaciones en comparación con las de 2018. El Servicio está auditando la evaluación de los planes de acción, clasificación de mortalidad y cosechas anticipadas para mantener el control sobre SRS”. 

Patricio Medina, jefe del Departamento de Salud Animal de Sernapesca.

Respecto de Caligus, los datos de la Autoridad, mostraron un incremento en el promedio reportado de hembras ovígeras (HO) pasando de 1,35 HO en 2018 a 1,75 HO en 2019, especialmente en Los Lagos y Aysén, mientras que en Magallanes los niveles parasitarios continúan siendo bajos.

“A raíz del aumento de cargas, el servicio incorporó la cosecha voluntaria como una medida voluntaria de control a objeto de reducir las infestaciones por Caligus,  a estos se suman campañas sanitarias y la ejecución de una variedad de tratamientos antiparasitarios”, detalló Medina. A fines de este año, la Autoridad planea realizar modificaciones al programa de Caligus.

Situación sanitaria en Noruega

Kurt Roenningen, director y CEO  de Mattilsynet, entregó una actualización sobre el estatus productivo y sanitario de Noruega: “Durante 2019, Noruega registró 221 centros de producción de smolts y 996 centros de cultivo de salmónidos, donde se produjeron 1.357.000 toneladas métricas de salmón y 45.200 toneladas métricas de trucha arcoíris, registrándose tasas de mortalidad de 16,2% para salmón y 15,9% para trucha arcoíris”.

De acuerdo con las directrices de la Unión Europea, existen cinco enfermedades de peces que deben ser notificadas, y otras ocho que deben ser reportadas de acuerdo con las legislación noruega. En 2019, el país nórdico registró 10 notificaciones de ISAv, 152 de Alfavirus de Salmónidos (SAV) y solo uno 1 de Enfermedad Bacteriana del riñón (BKD)”. 

Kurt Roenningen, director y CEO  de Mattilsynet.

Respecto de ISAv, desde 2017, el reporte anual de casos ha ido a la baja, con 14, 13 y 10, respectivamente. “El establecimiento de áreas de control, fortalecimiento de la vigilancia, restricciones de movimiento, cosecha anticipada en sitios infectados, seguimiento de los sitios afectados y medidas de bioseguridad obligatorias, han sido clave en la estrategia de erradicación de la enfermedad. A futuro, la vacunación contra ISAv, puede ser utilizada como un herramienta para lograr la erradicación de la enfermedad”, estableció el especialista.

En tanto, para manejar el desafío que significa la prevalencia del piojo de mar (Lepephteirus salmonis), para Roenningen lo ideal sería enfrentarlo con vacunas, mejoramiento genético y alimentación, lo que no ha sido posible aún. “Contamos con una serie de alternativas que aplicamos en el siguiente orden: métodos no medicinales que no involucren manejo de peces para evitar estrés, uso de peces limpiadores, métodos no medicinales que incluyen manejo del pez, y la última opción, es medicación”, explicó. 

Lea también: