Saltar al contenido principal

Federación de Sindicatos Marítimos acusa desprolija fiscalización a naves

Naves menores que prestan servicio a la acuicultura. Foto: Archivo Salmonexpert.
Naves menores que prestan servicio a la acuicultura. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Según Fesimar, las dotaciones mínimas de seguridad son insuficientes, no permitiendo efectuar los descansos de 10 horas y causando accidentes por fatiga crónica de las tripulaciones.

La Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar, Fesimar emitió una declaración pública para poner en conocimiento de las autoridades y ciudadanía “las reiteradas vulneraciones a nuestros derechos humanos y laborales por parte de Directemar”.

En ese sentido, desde Fesimar afirmaron que las dotaciones mínimas de seguridad para la operación de las naves son insuficientes, “por cuanto no permiten efectuar los descansos de 10 horas, lo que mantiene con fatiga crónicas a las tripulaciones manifestándose en los numerosos accidentes de las últimas semanas”. 

Para la federación, los certificados que para el efecto emite la Directemar a cada buque, no cumplen con la normas de los convenios internacionales suscritos por Chile.

Luego, según la entidad, las fiscalizaciones de los inspectores a las naves “es desprolija o concordada con el empresario para dar por bueno en donde las fallas son evidentes. Así es como hemos podido constatar sistemas mecánicos en mal estado, grosor del planchaje de la nave fuera de norma, incumplimiento a las normas de la carga por estabilidad y cuyos resultados han sido los últimos hundimientos y varamientos”. 

De este modo, de acuerdo con Fesimar, las revistas inspectivas al puente de gobierno y la máquina “se han convertido en un trámite burocrático más que la profesional verificación del estado de la nave para surcar las aguas en forma segura”.

Asimismo, la federación acusa que Directemar junto con algunos armadores, “engañan al país” indicando que existe escasez de dotaciones y a continuación emiten resoluciones exentas “para que personas sin títulos ni formación en la Marina Mercante se embarquen, provocando la actual cesantía y la consiguiente baja de remuneraciones que beneficia al empresariado”. 

“Es decir, la autoridad marítima ha tomado atribuciones de regular el mercado del empleo, la oferta y demanda, y los empresarios navieros la solicitan a conveniencia pero siempre en desmedro del trabajador embarcado”, exponen desde Fesimar.

Lea también: