Saltar al contenido principal
Benjamín González, fundador y gerente general de Greenspot. Foto: Greenspot.
Benjamín González, fundador y gerente general de Greenspot. Foto: Greenspot.

Chile: La compañía ha procesado más de 2 millones de kilos de residuos plásticos y plumavit, los cuales le son provistos en gran medida por la salmonicultura chilena para su revalorización.

Después de siete meses de trabajo, la empresa valorizadora de residuos plásticos de industrias como la salmonicultora, Greenspot, logró un importante hito al obtener la certificación como Empresa B, en el marco del primer Programa Focal de Corfo en esta línea. 

De esta manera, Greenspot se une a un grupo de empresas que buscan que sus negocios generen un impacto positivo en tres ejes centrales: social, el ambiental y económico. En la actualidad, en Chile 165 compañías son parte de este movimiento y 3.000 en el mundo en distintos sectores. El sistema B se caracteriza por buscar una nueva genética económica, que permita que los valores inspiren soluciones colectivas.

Benjamín González, fundador y gerente general de Greenspot, manifiesta a Salmonexpert que “para nosotros, es un paso muy importante, que nos permite seguir comprometidos en el largo plazo con el triple impacto (económico, social y ambiental) de manera simultánea”. 

Esta certificación, de acuerdo con González, “es un gran estímulo para continuar trabajando por una economía en que el éxito se mida por el bienestar de las personas, la sociedad y el medio ambiente”.

Los residuos plásticos son recibidos por Greenspot de distintos proveedores, donde destacan Mowi, AquaChile, Camanchaca, Marine Farm, Multiexport Foods, Yadran y Australis Seafoods, pasando a su planta de Puerto Montt para atravesar por distintos procesos para revalorizar los desechos y transformarlos en pellets de alta calidad.

Lo anterior, comprimiendo EPS mediante cuidadosos procesos y también, desde hace un tiempo, fabricando productos finales con material 100% reciclado como los racks de agua desarrollados en conjunto con la empresa de alimentos Blumar.

“Todo nuestro modelo de negocios busca la optimización de recursos, cuidamos en nuestra planta el uso de la energía y tratamos permanentemente de minimizar nuestra huella hídrica realizando todas nuestras actividades productivas con cosecha de aguas lluvia”, asegura González.

Greenspot está comprometido desde hace más de tres años con esta labor procesando 70 toneladas de plásticos y plumavit al mes, aproximadamente, mostrando un relevante crecimiento desde sus inicios, pasando de 270 toneladas durante 2017 a 700 toneladas para 2019, sumando 2 millones de kilos revalorizados, impactando un volumen equivalente estimado a dos estadios nacionales, según lo relatado por la compañía.

Lea también: