Saltar al contenido principal

Residuos de industria del aceite de oliva como aditivo alimenticio para peces

Foto: Pietrablanca.
Foto: Pietrablanca.

Irán: Utilizando distintos residuos de la industria del aceite de oliva como aditivo en dietas de trucha arcoíris, científicos evidenciaron efectos positivos en el crecimiento e inmunidad de estos peces.

Una de las muchas estrategias para ayudar a la economía circular en salmonicultura es la reutilización de subproductos agroindustriales como ingredientes alimenticios funcionales.

El aceite de oliva contiene varios compuestos fenólicos con características antioxidantes y antimicrobianas que sólo comprenden el 2% del total de fenoles que se encuentran en los frutos, mientras que el resto de estos compuestos se encuentran en los residuos que serían la pulpa, cáscara y semillas.

Por esta razón, científicos de Irán, Rusia y Tailandia decidieron utilizar estos residuos como aditivo alimenticio en dietas de truchas arcoíris y evaluar los efectos sobre el crecimiento y la respuesta inmune.

De este modo, los peces se dividieron en tres grupos que fueron alimentados con distintas cantidades del aditivo (0,5, 2,5 y 5 gr/kg de alimento) y se compararon con un grupo control.

Luego de seis semanas los expertos evidenciaron una mejora en la actividad de la lizosima sérica y un aumento de las concentraciones de inmunoglobulinas en el mucus de los peces que fueron alimentados con las dietas experimentales.

Asimismo, la actividad de la enzima hepática GST y la expresión relativa de IL-8 se incrementó gradualmente con el incremento de la inclusión del aditivo en comparación con el grupo control.

En cuanto a los parámetros productivos, los peces alimentados con las dietas experimentales mejoraron el peso final, la ganancia de peso y la tasa de crecimiento específico, con un menor FCR.

“Los hallazgos de este estudio sugieren que la inclusión de 2,5 g de residuos de oliva puede mejorar la tasa de crecimiento, el estrés oxidativo y las respuestas inmunes humorales y del mucus en alevines de trucha arcoíris, y puede considerarse como un aditivo funcional para esta especie”, señalaron lo investigadores.

Finalmente, los expertos expusieron que algunas de las citocinas proinflamatorias (IL-8 y TNF-α) y antiinflamatorias (TGF-β) en el intestino de los salmónidos estuvieron influenciadas por la inclusión del aditivo en la dieta, “indicando efectos inmunomoduladores e inmunoestimulantes naturales en los peces”.

Lea el abstract del estudio titulado “Humoral and skin mucosal immune parameters, intestinal immune related genes expression and antioxidant defense in rainbow trout (Oncorhynchus mykiss) fed olive (Olea europea L.) waste”, aquí.

Lea también: