Saltar al contenido principal
Centro de cultivo Punta Redonda de Mowi Chile. Foto: Archivo Salmonexpert.
Centro de cultivo Punta Redonda de Mowi Chile. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: La salmonicultora presentó un requerimiento en la Contraloría General de la República, acusando actuar ilegal y discriminatorio en su contra tras el escape de 690.277 peces de su centro Punta Redonda en julio de 2018. 

El procedimiento sancionatorio de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) en contra de Mowi Chile, por el escape de 690.277 salmones en su centro de cultivo Punta Redonda, ubicado en Calbuco, región de Los Lagos, recibió un nuevo informe técnico recientemente. 

El abogado representante de Mowi Chile, Felipe Meneses, acompañó copia del requerimiento efectuado a Contraloría General de la República, mediante el cual se solicita un pronunciamiento sobre la legalidad de un conjunto de actos y resoluciones de Sernapesca, referidos al conteo de salmónidos recapturados en los días siguientes al escape indicado. 

“Desde el escape de peces ocurrido el 5 de julio de 2018, Sernapesca, a través de una serie de actos administrativos, limitó los derechos de Mowi, actuando de manera ilegal, discriminatoria, con desviación de sus poderes y en directa contravención con la legislación”, se establece en el documento presentado.

El actuar de Sernapesca, de acuerdo con el abogado, “afectó los derechos de Mowi, pues la sometió al cumplimiento de obligaciones sin sustento legal, dándole un trato desigual. Esto adquiere mayor gravedad si se considera que, recientemente, a empresas del sector salmonicultor se les ha otorgado un trato distinto y más favorable”. 

Lo anterior, dado que, según lo expuesto por Mowi Chile a la Contraloría General de la República, el mismo día del escape de salmónidos, la empresa comenzó a contactar a pescadores artesanales para solicitar colaboración en la respectiva recaptura, “pero de forma inesperada y sin precedentes, Sernapesca impuso condiciones respecto a qué peces podían contabilizarse como recuperados y limitó las barcazas a usarse en la labor extractiva”. 

Cambio en eviscerado

El 11 de julio de 2018, en reunión sostenida con Sernapesca, la autoridad sectorial comunicó a la empresa que toda especie recapturada debía contar con sus vísceras para ser contabilizada, además de tener guía de despacho en todos los traslados y realizar el envío de registro de matrículas de las embarcaciones a utilizar.

“Es importante destacar que la práctica normal para evitar la rápida descomposición de las especies es eviscerar y descabezar los peces a la brevedad”, recalcaron desde compañía, con lo que la decisión de la entidad fiscalizadora, afirmó, obstaculizó sus labores de recaptura. 

La salmonicultora, por ende, no compraba salmónidos eviscerados, “negando múltiples ofertas, recibiendo día a día menos especies y, paralelamente -o a razón de esto- el comercio irregular de peces se tornaba masivo y descontrolado”. Por lo tanto, el 19 de julio de 2018 pidió Sernapesca Los Lagos reconsiderar su decisión, lo que fue rechazado. 

Sin embargo, advirtiieron desde Mowi Chile, “a más de 50 días del escape y a poco que venciera el plazo para recapturar el mínimo legal de 10% de salmónidos, el 27 de agosto de 2018 Sernapesca autorizó a la compañía a contabilizar como estadística en la recuperación aquellos eviscerados y/o sin cabeza y cuyo peso y estado guarden correlación con los ejemplares fugados”. La empresa comenzó a buscar peces congelados, sin embargo, todos habían sido vendidos. 

Frente a todo esto, la compañía presentó un recurso de reposición jerárquico en Sernapesca el 14 de noviembre de 2018, el que fue rechazado.

Asimismo, la empresa acusa trato desigual, porque el 28 de diciembre de ese mismo año, se permitió a Ventisqueros recapturar salmónidos procesados, tras su escape desde el centro de cultivo Tubildad, ubicado en la región de Los Lagos. 

Para leer la presentación de Mowi Chile, haga click aquí.

Lea también: