Saltar al contenido principal
Foto: Centro de cultivo de salmón de Mowi Canadá Este.
Foto: Centro de cultivo de salmón de Mowi Canadá Este.

Canadá: La filial canadiense de la empresa, admitió que su pérdida alcanza los 450.000 salmones, esto es, 1.350 toneladas, debido a una caída precipitada de oxígeno disuelto en un centro. 

Mowi Canadá Este ha más que duplicado la cantidad de peces que cree que han muerto en un evento de mortalidad masiva en su sitio de cultivo de salmón en The Gorge en Terranova y Labrador (NL).

El 11 de septiembre, Mowi dijo que más del 10% de los 900.000 salmones Atlántico en el sitio habían muerto debido a una caída precipitada de oxígeno disuelto. Los ejemplares tenían un peso promedio de 3 kilos.

Sin embargo, este martes, la subsidiaria de Mowi, Marine Harvest Atlantic Canadá, indicó que se habían retirado 212.100 peces muertos del sitio y que se eliminarán hasta 450.000 salmones en total. Eso es una pérdida de 1.350 toneladas.

Inversiones en infraestructura

“Si bien se reconoce que las presiones ambientales sobre las operaciones de cultivo de peces frente a las costas de Terranova y Labrador se encuentran entre las más desafiantes del mundo, Marine Harvest Atlantic Canada continúa invirtiendo en infraestructura para proteger sus operaciones, peces y personal en todo el Atlántico de Canadá y traer beneficio a las comunidades donde opera”, afirmaron desde la empresa.

En otro anuncio, Mowi detalló que había invertido en equipos de aireación y redes profundas que ayudaron a proteger a los peces y mejorar la supervivencia durante el evento. La mortalidad masiva de este mes no es la primera ni la peor que ha sufrido la salmonicultora en la zona.

Licencias suspendidas

En 2019, Gerry Byrne, que entonces era ministro de Pesca de NL, suspendió 10 licencias de centros de Mowi luego de la mortalidad masiva de 2,6 millones de salmoness cultivado por la subsidiaria recientemente adquirida por la compañía, Northern Harvest.

El incidente provocó una visita a NL de Alf-Helge Aarskog, quien era el director ejecutivo de Mowi en ese momento, para reunirse con Byrne y el primer ministro de la zona, Dwight Ball, para explicar cómo la firma mejoraría su desempeño y comunicación. También condujo a un cambio en la ley para hacer obligatorio el reporte público de mortalidad.

Aarskog confesó que la compañía había cometido un error al demorarse en informar el alcance de las muertes de salmónidos.

"Cometimos un error, tenemos que ser honestos al respecto", admitió Aarskog en la ocasión. “Informamos sobre seis sitios donde tuvimos mortalidad masiva, y luego tuvimos algunos sitios con menor mortalidad que deberíamos haber informado de inmediato. Allí cometimos un error, un poco porque la organización estaba estresada. Pensaron que habían informado”.

El ejecutivo sostuvo que el problema había sido causado por aguas inusualmente cálidas y redes poco profundas.

Lea también: