Saltar al contenido principal

Así operará el nuevo reglamento para evitar hundimiento de centros y escapes

Centro de cultivo afectado por temporal, con posterior escape masivo de salmones. Foto: Directemar.
Centro de cultivo afectado por temporal, con posterior escape masivo de salmones. Foto: Directemar.

Chile: Las exigencias normativas incluyen mayor seguridad en fondeos, requisitos que buscan garantizar la vida útil de jaulas y redes, y certificaciones obligatorias para estructuras de cultivo de salmón.

Un nuevo reglamento de Subpesca impone mayores exigencias a estructuras de cultivo de salmones, para disminuir el riesgo de hundimiento de jaulas o escape masivo de peces, como ocurrió hace unas semanas en el centro Caicura de Blumar. 

La norma, que de acuerdo con lo informado por Subpesca será publicada próximamente, considera una metodología relacionada con la medición de los distintos elementos tales como corrientes, vientos y olas, que puedan impactar sobre las jaulas de cultivo de salmón.

La misma metodología, en tanto, determina fórmulas de cálculo y coeficientes de seguridad que deben aplicarse en la determinación de la cantidad y las dimensiones de los fondeos, así como requisitos para garantizar la vida útil de las jaulas y las redes de cultivo de salmón, detalla Subpesca.

El Subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, afirmó que la nueva normativa “se enmarca en la revisión continua de las exigencias regulatorias a las que se debe someter la industria para mantener altos estándares de seguridad y resguardo medioambiental, y evitar episodios, como el hundimiento de jaulas y escape de salmones ocurrido hace unas semanas en Reloncaví”.

Visión de Ingenieros y Constructores Navales

Al respecto, desde la Asociación de Ingenieros y Constructores Navales de Chile (Aicnach), señalan a Salmonexpert que la debilidad actual radica en que lo estipulado en el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) “es genérico, no hay detalle, ni siquiera se nombran otras normas chilenas a utilizar. Tanto en estructuras metálicas como en redes. Sumado a lo anterior, los fabricantes han realizado hasta el año 2018 pocos o medianos estudios de las estructuras de cultivo de salmón, es decir, pocos análisis globales y locales”.

En el caso de las redes de cultivo de salmónidos hay inspecciones, mantenciones y trazabilidad, “sin embargo, no están zanjados con total precisión los límites de utilización y descarte de acuerdo a la categoría de sitio (olas y corrientes)”, detallan desde la Aicnach, agregando que en la propuesta normativa que tiene Subpesca, “se define la “Certificación del centro de Cultivo” en el título 8, en todo su espectro, es decir, estudios del sitio, diseño de jaulas, diseño de fondeo, diseño de redes”.

La Aicnach apunta que en el título 8 de esta nueva normativa, se establece que, una vez instalado el centro, y en forma previa al ingreso de los salmones, un certificador deberá realizar una inspección en terreno con la finalidad de comprobar las condiciones de seguridad de los módulos de cultivo y del fondeo de los sitios. “El certificador deberá acreditar que los elementos principales que componen el centro de cultivo (módulo de cultivo -balsas jaulas y redes- y sistema de fondeo) están en concordancia con lo señalado en la memoria de cálculo y descripción del centro de cultivo. Cada vez que exista alguna modificación a las estructuras y/o ubicación de éstas corresponderá realizar una nueva certificación de instalación”.

Asimismo, la Aicnach da a conocer que, en el marco de este nuevo reglamento, el titular del centro de salmón deberá proveer para el proceso de certificación de instalación, documentos tales como informe de variables ambientales; descripción del centro de cultivo; memoria de cálculo respectiva; reporte de verificación semestral, según corresponda.

“Al ejercer esta obligación ya sea por medios fiscales o delegados sobre privados, se debe aumentar el detalle técnico, es decir, la norma incluye la revisión del diseño de las estructuras y construcción de las mismas. Para las redes, se debe fijar parámetros mínimos de la tensiometría”, exponen desde la Aicnach.

Los ingenieros navales, recalcan desde la Aicnach, “tienen competencias que la industria del salmón debe utilizar y que pueden garantizar estructuras más resilientes. El paralelo de la certificación de naves por casas clasificadoras otorga una excelente referencia de lo que hoy se puede fortalecer en la certificación de balsas jaulas”.

La nueva regulación de Subpesca, que modifica el actual RAMA, se basa en los datos reunidos en un estudio del Fondo de Investigación Pesquera denominado FIPA, cuya ejecución se encargó a la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Lea también: