Saltar al contenido principal
Claudia Rozas de Sernapesca fue una de las expositoras en el seminario de Aquagestión.
Claudia Rozas de Sernapesca fue una de las expositoras en el seminario de Aquagestión.

Chile: Los centros de cultivo, plantas de procesamiento y frigoríficos nacionales, deben especificar que han establecido un sistema de gestión de seguridad alimentaria eficaz frente al covid-19.

Durante la jornada de ayer, se llevó a cabo el “e-Seminario Internacional de Inocuidad Alimentaria”, organizado por la plataforma técnica de Aquagestión, enfocado en el futuro de la industria alimentaria, desafíos en inocuidad, vida útil y nuevas exigencias de mercados relacionado a SARS-CoV-2.

Una de las presentadoras del encuentro, fue Claudia Rozas, Ingeniero de Alimentos de la PUCV a cargo del Programa de Control de Procesos en Sernapesca, quien dirigió la presentación “Requisitos sanitarios para la exportación de productos pesqueros y acuícolas a China y nuevas exigencias relativas a SARS-CoV-2”.

China es el tercer destinatario de los productos pesqueros y acuícolas nacionales, siendo el receptor del 13% aproximadamente de éstos. El año 2020, China recibió envíos de harina de pescado, algas y peces y mariscos congelados y frescos, equivalentes a 208.897 toneladas (13%,28 del volumen total exportado) por un valor de FOB US$ de 429.427.419 (6,9% del valor FOB total).

La Autoridad expuso que los requisitos sanitarios para la importación de productos del mar en China, está definida en cuatro protocolos suscritos entre el Ministerio de Economía de Chile y la Administración General de Aduanas (GACC) de China, que establecen obligaciones de cada parte y regulan la relación entre los organismos.

Autorrestricción

Consultada por recomendaciones para lotes de salmón que pudieron haber estado en contacto con trabajadores que dieron positivo a covid-19, Claudia Rozas dijo que “lo que establece la Autoridad China es que la empresa se autorrestrinja. A la fecha, lo que hemos detectado, es autorización de los embarques, ya que los trabajadores que han dado positivo a covid-19 no estuvieron en contacto con el producto, lo que puede aplicarse es el proceso de desinfección de embarques mediante nebulización”.

“Todos los establecimientos elaboradores y procesadores de productos del mar deben contar con un sistema HACCP (PAC) y estar inscritos en China, como también las especies y productos a exportar. A partir del 1 de enero de este año, se estableció un nuevo formato de certificado sanitario exigible a todos los embarques. Este certificado incluye una nueva declaración sanitaria alusiva a medidas relativas a SARS-CoV-2, de acuerdo a los lineamientos FAO/OMS”, indicó Rozas.

Para la industria salmonicultora, en el nuevo formato de certificado sanitario deben identificarse centros de cultivo, establecimientos elaboradores y lugares de almacenamiento congelado de materia prima y productos. Además, se deben inscribir en China, elaboradores (plantas de procesos), frigoríficos e instalaciones de faenamientos.

En tanto, los centros de cultivo, plantas de procesamiento y frigoríficos indicados en el certificado deben especificar que han establecido un sistema de gestión de seguridad alimentaria eficaz de acuerdo con covid-19 y seguridad alimentaria en línea con el documento “Orientación para las empresas”, anunciado por la FAO/OMS, e implementado todo tipo de medidas de protección para garantizar que los productos no estén contaminados por el virus covid-19.

Protocolos

“Desde junio del año pasado, hemos trabajado en la aplicación de los protocolos de seguridad, mediante las resoluciones exentas N°1280 y la N°578, que contemplan la implementación de los protocolos de bioseguridad; notificaciones a Sernapesca de casos positivos de SARS-CoV-2; emisión de informes de investigación de contagio (solo para productos con cadena de frío); acciones implementada por la empresa; e identificación de productos elaborados en periodos de contagio”, apuntó Rozas.

La especialista comentó acerca de cuatro nuevas exigencias en torno a la situación por SARS-CoV-2, especificando que “sólo se podrá exportar a la República Popular China productos elaborados y almacenados en establecimientos que cumplan y den garantías de (productos que requieran cadena de frío)”:

  1. Implementen protocolos de prevención SARS-CoV-2 de acuerdo con los lineamientos entregados por la FAO/OMS.
  2. Apliquen programas de chequeo periódico (máximo 14 días) basados en riesgo a los operarios del establecimiento para la detección del virus, mediante el uso tanto del test PCR como tests rápidos.
  3. Implementen procedimientos de desinfección de embalajes y contenedores de productos que requieran cadena de frío (productos congelados y enfriados refrigerados) al momento de consolidar los embarques a China.
  4. Cuenten con capacitación en medidas generales de prevención de SARS-CoV-2 para todos los operarios del establecimiento e implementen medidas específicas para su lugar de trabajo.

Autorización

A inicios de abril, la Autoridad China (GACC) indicó a Sernapesca que no debía certificar embarques de productos del mar, entre ellos el salmón chileno, cuya cadena haya estado involucrada en frigoríficos no registrados en el país asiático, así que la entidad nacional informó a las empresas que no continuaría autorizando envíos con estas características hasta que se actualice el listado de establecimientos con luz verde, siendo afectado principalmente el salmón congelado.

Sobre esto, Rozas explicó que “fue un proceso complejo y largo, especialmente por la paralización de envíos en abril. Mucho producto tuvo que ser almacenado. A contar de hoy día, están regularizadas todas las exportaciones y los frigoríficos que cumplen los protocolos están habilitados para exportar”.

Lea también: