Saltar al contenido principal

“Personal naviero está beneficiándose de la escasez elevando sus remuneraciones”

Soledad Zorzano, gerente de Arasemar. Foto: Cedida.
Soledad Zorzano, gerente de Arasemar. Foto: Cedida.

Chile: La gerente de Arasemar, Soledad Zorzano, propone que capitanes de naves mayores operen naves menores, e incorporar extranjeros con opción de nacionalizarse, para suplir déficit de dotaciones.

Varias semanas lleva sesionando una inédita mesa de trabajo público-privada, que tiene como gran objetivo solucionar el déficit de dotaciones en naves de industria como la acuícola. De hecho, incluso el Gobierno asumió el compromiso de resolver este problema, al igual que Directemar, con lo que la Autoridad Marítima firmó recientemente resoluciones que inician este camino.

Sobre esto, la gerente de Arasemar, Soledad Zorzano, detalla la opinión de los armadores regionales a Salmonexpert sobre las resoluciones de la Autoridad Marítima, que buscan ayudar a solucionar el déficit de personal.

¿Qué le parece la circular Directemar, que permitió el paso temporal de Piloto Costero a Capitán Costero, de Capitán Costero a Capitán Costero Superior, y de Motorista Segundo a Motorista Primero?
Es la continuidad de otra que autorizó también temporalmente (tres meses), hace casi un año, para descomprimir la escasez de personal en naves mayores. Está bien en lo inmediato (sólo son tres meses), pero lamentamos la tardanza con que la autoridad marítima asume la profundidad del problema como estructural, no coyuntural. En tal sentido, se conformó una mesa de los distintos usuarios con Directemar y Subpesca, que es un importante paso en la dirección de buscar soluciones inmediatas, intermedias y de largo plazo. Pensamos que tenemos tres años por delante para nivelar la oferta con la demanda.

¿Lo anterior cómo ayudará a resolver déficit de dotaciones en naves?
Directemar ha realizado cursos donde un buen número de personas ha podido sacar o renovar matrículas y se agradece el esfuerzo y resultados a la fecha. Dado que la flexibilidad ha sido para naves mayores solamente, en naves menores seguimos atascados por cuanto tenemos déficit de todo tipo de personal: buzos, tripulantes, motoristas y patrones de nave menor.

En base a lo anterior, es que Arasemar reiterará su propuesta amplia a la autoridad, por una parte, y por otra asumiendo un trabajo interno de formación y capacitación durante el 2022. A nivel externo, insistiremos en que se flexibilice el reglamento para permitir el traspaso -previa capacitación- de personal de pesca a cabotaje. Además, permitir que capitanes de naves mayores puedan operar en naves menores: el principio de quien puede lo más, puede lo menos. Eso en el corto plazo: hay que ajustar los reglamentos -pensados para la navegación interoceánica- para nuestra realidad del sur austral, esto es, navegación costera de aguas interiores.

¿Cómo se evitará que armadores utilicen esto para eventualmente abaratar costos?
Es un argumento sin base, por decir lo menos. Si el sector tiene 5.000 plazas vacantes, no se sostiene. Lo que está ocurriendo, de hecho, es que mucho personal está beneficiándose de esta escasez elevando las remuneraciones de modo significativo, muchos -en especial buzos- no desean contrato, sino que están dispuestos a cambiar continuamente de empresa. Otros no trabajan por menos de la cantidad diaria que aspiran. Y todo esto ocurre con cargo al armador, que tiene contratos cerrados con clientes y ha de cumplirlos. Esos costos no son traspasables en general, lo cual los hace insostenibles en un siguiente contrato.

Naves menores. Foto: Arasemar.
Naves menores. Foto: Arasemar.

¿Qué le parece que la autoridad marítima accedió a disminuir el tiempo de embarco en práctica, para optar a los títulos nacionales de Piloto Costero y Motorista Segundo, de seis a tres meses?
De nuevo, está haciéndose cargo de que tales exigencias aplican a la navegación interoceánica. En los hechos, es correcto pues los seis meses son en realidad un año a lo menos, según la trayectoria habitual de trabajo en este rubro. Reducir el tiempo es un acierto, pues ayuda a liberar personal disponible para trabajar a bordo.

¿Qué otras medidas deberían tomarse para solucionar el déficit de dotaciones en naves?
Hace un tiempo mencionamos varias posibilidades, complementarias entre sí. Abrirse a la pesca artesanal, que algo ha funcionado. Automatización gradual, que está en curso. Incorporar extranjeros con opción de nacionalizarse, donde no hemos avanzado mucho. Ajustar reglamentos, que tomará tiempo. 

Por ejemplo, hay que revisar las dotaciones mínimas a la baja: caso emblemático es la realidad donde tres personas manejan la misma nave en el extranjero que acá se exige sean 10 y hasta 12. Como gremio, Arasemar evaluará en breve el mecanismo idóneo para ocuparse de la capacitación y formación de personal. 

Lea también: