Skip to main content

Presentan evidencia sobre la posible existencia de tres genogrupos de Piscirickettsia salmonis

Los tres genogrupos son consistentes y no estarían intercambiando genes entre ellos. Foto: Francisco Soto, Salmonexpert.
Los tres genogrupos son consistentes y no estarían intercambiando genes entre ellos. Foto: Francisco Soto, Salmonexpert.

Chile: Además, el genogrupo “EM”, presentaría a su vez, tres subgrupos, ya que al parecer su evolución en el tiempo sería mucho más rápida que “LF” y el grupo de Noruega.

En el contexto del workshop “Bases técnicas para la consolidación de un cepario oficial de Piscirickettsia salmonis debidamente caracterizado”, realizado ayer en el hotel Enjoy de Puerto Varas, el Dr. Jörg Overmann, director del Instituto Leibniz DSMZ (Colección Alemana de Microorganismos y Cultivos celulares) y asesor del cepario oficial de Piscirickettsia salmonis en Chile, realizó una charla en la cual dió respuesta a una serie de preguntas basándose en los estudios genómicos del patógeno.

¿Tres especies?

Con la información filogenética básica de casi 44 genomas distintos secuenciados de P. salmonis que se encuentran disponibles, el Dr. Overmann descubrió que existen tres genogrupos bien definidos: el EM y LF aislados en Chile y otro que lo compone una cepa aislada en Noruega.

“La información que nos entrega el estudio realizado hasta ahora, corrobora la existencia tres genogrupos diferentes que son consistentes ya que no se observan outliers” señaló.

Y no solo eso, sino que además observaron que el grupo EM, a su vez, posee tres subgrupos EM 1, 2 y 3; los que también presentan una división consistente.

“Existe muy poco intercambio de genes entre los tres genogrupos, así como tampoco entre los tres subgrupos EM. Esta es la mayor pista de que podríamos estar hablando de al menos tres especies distintas” puntualizó.

Origen

Posible escenario de evolución de P. salmonis, donde el origen todavía es desconocido. Fuente: Dr. Jörg Overmann.
Posible escenario de evolución de P. salmonis, donde el origen todavía es desconocido. Fuente: Dr. Jörg Overmann.

Respondiendo a la interrogante sobre los mecanismos que llevaron a la diferenciación de los distintos genogrupos, el experto explicó que todavía es incierto, pero si han descartado algunas teorías.

Así, ya se sabe que ni la geografía, ni el hospedador, ni el tiempo fueron los causantes de la diferenciación que existe hoy en día.

Otro dato que mostró el Dr. Overmann, tiene relación que existen una serie de genes que son únicos para cada grupo, donde en el caso del genogrupo de Noruega serían 659, para LF 293 y para EM 198.

“Esto es sumamente importante ya que sabiendo cuál es la función de estos genes, sabremos que característica es propia de cada genogrupo que no poseen los otros. Un ejemplo podría ser la presencia de genes de virulencia que convierten a una bacteria más patógena que la otra” afirmó el experto.

Sumado a la evidencia de que estas bacterias no están intercambiando material genético entre genogrupos, la información podría utilizarse para diferenciar el tratamiento o las medidas preventivas a tomar en caso de un brote.

Existe muy poco intercambio de genes entre los tres genogrupos, así como tampoco entre los tres subgrupos EM.

Coinfección

Por último, el director del Instituto Leibniz DSMZ, enfatizó en el hecho de que posiblemente en Chile ocurran muchos casos de coinfecciones con ambos grupos pero que se pueden pasar por alto.

Lo anterior, debido a que en un intento por recultivar un aislado que ya había sido caracterizado como LF, al nuevo cultivo obtuvieron P. salmonis del genogrupo EM. Sorprendentemente, este patrón se repitió con otros aislados que habían sido caracterizados como LF.

Como explicación, el científico plantea que posiblemente en muchos de los brotes existe una coinfección, en donde por ciertas razones de campo o cultivo prevalece LF. Sin embargo, cuando se vuelven a cultivar estos aislados en medios enriquecidos y en condiciones de laboratorio, se obtienen EM ya que su crecimiento mucho más rápido.

“No sabemos si esto es verdad, pero hemos observado este efecto sistemáticamente varias veces. Para nosotros, esto significa que muchas veces aislamos coinfecciones y esto será de mucha importancia para el estudio de la bacteria en el futuro”.

En la instancia también contó con exposiciones de los Dres. Sergio Marshall, Carolina, Fernando Gómez y Jaime Figueroa.

Lea también: