Saltar al contenido principal
Una luz roja para el área de producción 4 significa una luz verde para acciones legales, dice Even Søfteland. Foto: Øyvind Sjøthun Røen.
Una luz roja para el área de producción 4 significa una luz verde para acciones legales, dice Even Søfteland. Foto: Øyvind Sjøthun Røen.

Noruega: Entre las empresas incluidas en la acción judicial, está Mowi, que tiene 19 centros de cultivo en el sector afectado, y Lerøy, que posee 10 instalaciones en el lugar.

Los 25 productores de salmón y trucha en una de las 13 áreas de cultivo en Noruega están demandando al Estado después de que se les ordenó recortar la producción a través del sistema de "semáforo". Entre las empresas incluidas, está Mowi, que tiene 19 centros en el sector afectado, y Lerøy, que posee 10 instalaciones en el lugar.

El sistema se introdujo en 2017 y se actualiza cada dos años. Divide la costa noruega en 13 áreas definidas, desde el área 1 en el sur hasta el área 13 en el extremo norte. Las áreas reciben una designación de semáforo verde, amarillo y rojo dependiendo del riesgo percibido de mortalidad inducida por piojos de mar entre el salmón salvaje. La capacidad se ajusta en un 6% hacia arriba (verde) o hacia abajo (rojo). En áreas amarillas, la capacidad está congelada.

A principios de este año, el Ministerio de Comercio e Industria de Noruega decidió que el área de producción 4, que se extiende desde Nordhordland a Stad, debe ser de color rojo, lo que significa que todas las empresas en el área deben reducir la producción en un 6%.

Grandes brechas

"Cuando el Estado impone una reducción a gran escala en la producción y la creación de valor en el área, debemos ser capaces de esperar que la base de la decisión sea sólida y verificable", dijo Even Søfteland, portavoz de los acuicultores, en un mensaje al sitio relacionado a Salmonexpert, Kyst.no.

“La previsibilidad y la base científica eran un requisito previo cuando se introdujo el sistema de semáforos. Sin embargo, hemos descubierto grandes brechas en la base profesional en la que se fundamenta la decisión de reducción", manifestó al respecto el representante de los salmonicultores demandantes.

Las compañías acuícolas anunciaron el 3 de junio que tomarían acciones legales contra el Estado si se confirmaba la decisión. Ayer declararon en un comunicado de prensa que, entre otras cosas, han propuesto soluciones como reducir la producción hasta en un 12% en la primavera (noruega).

Oferta de conversaciones ignorada

“En la respuesta del Ministerio, mostraron una disposición a dialogar para discutir soluciones. Por supuesto, hemos seguido esta invitación, pero desafortunadamente nuestros intentos de diálogo no han sido respondidos. Creemos que esto es muy desafortunado, y ahora no vemos más opciones que la Corte para considerar el caso”, admitió Søfteland.

El representante del grupo denunciante hizo hincapié en que los acuicultores no se oponen al sistema de semáforos y afirmó que el desacuerdo se trata de la base técnica en la que se fundamenta la reducción de la producción.

"Reducir la producción del segundo producto de exportación más importante del país en un 6% tendrá consecuencias importantes para las comunidades locales, los subcontratistas y los ingresos fiscales de los municipios", advirtió Søfteland. 

“Cuando se implementa una medida tan intrusiva contra la industria del salmón, debemos ser capaces de esperar que las evaluaciones profesionales y legales detrás de ella sean sólidas. Ese no es el caso en este caso y, por lo tanto, ahora estamos llevando el caso al sistema judicial”, apuntó el representante de los demandantes.

Lea también: