Saltar al contenido principal
Crédito de la foto: Greenpeace.
Crédito de la foto: Greenpeace.

Chile: Para la empresa, 40% de la zona económica exclusiva incluye áreas marinas protegidas en Chile y allí, sólo 0,001% corresponde a concesiones activas. Pese a ello, ONGs insisten en limitaciones.

Recientemente, Salmones Camanchaca expuso en el evento denominado Stim 2022, a través de su director Tore Valderhaug, dando a conocer ventajas, desafíos y amenazas para la industria chilena, destacando que a diferencia de Noruega, su principal competidor, el producto nacional es preferido en varios mercados como Estados Unidos y Brasil como más importante proveedor. 

Noruega, fundamentalmente, vende su salmón en el mercado europeo. Asimismo, de acuerdo con la empresa, desde 2015 la producción nacional ha registrado sucesivas bajas, siendo la estrategia de Chile la diversificación de destinos y el aumento de valor agregado, lo que se profundizó con la llegada de la pandemia. 

Considerando los formatos, la salmonicultura chilena exporta sus productos mayoritariamente en filetes a Estados Unidos, mientras que la industria noruega lo efectúa en HON principalmente (que es entero eviscerado), a la vez que el sector nórdico envía 92% de sus salmones en fresco y las compañías nacionales, 58% con ese tipo de conversación, siendo el 42% restante congelado. 

Luego, los precios del salmón chileno y noruego siguen incrementándose, con diferenciales que han tendido a equipararse en el último tiempo. La industria nacional, en tanto, junto con ver elevar sus regulaciones, se ha consolidado en nueve actores que concentran el 80% de la producción, según la presentación de Salmones Camanchaca. 

No obstante, la firma admite que la producción mundial de salmón se disminuye y crea un dilema: alimentos más eficientes limitados, el precio sube, y las acciones del regulador son inciertas en el sector chileno, siendo un círculo amenazante para la industria chilena. 

De este modo, la compañía sostuvo que la tónica son reglamentos más duros para la salmonicultura nacional, donde a su juicio, “la mayor amenaza son los ambientalistas radicales”. En el documento de su exposición, puso como ejemplos a Fundación Terram, Oceana, Ecoceanos, Carretera Austral Sin Salmoneras, Greenpeace, Defendamos Chiloé, Fima, y Defendamos Hualaihué. 

Para Salmones Camanchaca, 40% de la zona económica exclusiva incluye áreas marinas protegidas en Chile y allí, solamente el 0,001% corresponde a concesiones activas. “El cultivo del salmón utiliza una porción inmaterial del mar, pero hay ciertos ambientalistas extremos trabajando para poner limitaciones a su desarrollo, a pesar de esto”. 

También, la empresa reveló que pretende llegar a nuevos límites para el 2025, y un cultivo de salmón más amigable y sostenible, que rondaría las 75.000 toneladas anuales.

Lea también: