Skip to main content

Tasmania: Campaña busca informar sobre malas prácticas de la salmonicultura

Centro de cultivo de salmón en Tasmania. Foto: Archivo Salmonexpert.
Centro de cultivo de salmón en Tasmania. Foto: Archivo Salmonexpert.

Australia: La campaña afirma que los tres productores de salmón de Tasmania se niegan a revelar los niveles de uso de antibióticos, la cantidad de heces descargadas y de salmones que mueren por enfermedades.

Un sindicato de trabajadores de Tasmania describió una campaña dirigida a los consumidores de salmón como un "truco terrible de los fanáticos".

Pero la directora de estrategia de la organización conservacionista que lleva adelante la campaña, Environment Tasmania, Laura Kelly, dijo que elevar los estándares de sostenibilidad y actualizar la tecnología de la industria del salmón, "asegurará los empleos de los trabajadores".

La Alianza de Tasmania para la Protección Marina ha acogido con beneplácito la campaña de Medio Ambiente de Environment Tasmania para una mayor transparencia de las empresas de salmón, según se informa en el sitio web The Advocate.

Robert Flanagan, del sindicato de trabajadores de Tasmania, puntualizó que su organización estaba discutiendo formas de contrarrestar la campaña.

"Todo este truco es terrible y estamos discutiendo cómo podemos difundir información precisa y alentar a las personas a comprar salmón Tassie", afirmó Flanagan.

"La campaña de Environment Tasmania es un truco desesperado porque no basan sus acusaciones sobre la industria en hechos y tenemos que proteger nuestra industria acuícola que emplea a miles de trabajadores”, expresó Flanagan.

Cuestionamientos ambientales

El secretario de la Alianza de Tasmania para la Protección Marina, Peter George, precisó que los consumidores deben ser educados sobre las "preocupaciones ambientales y de salud" asociadas con el cultivo de salmón.

"Hasta que se logre una total transparencia sobre las operaciones del cultivo de salmón industrial, nadie puede estar seguro del alcance del daño causado por los centros a nuestra costa y a nuestras vías fluviales", detalló George.

"Lo que sí sabemos es que la salmonicultura no es sostenible como lo demuestran las muertes masivas en el puerto de Macquarie, los continuos escapes de peces y las múltiples muertes de peces y otros desastres", señaló el vocero.

La campaña interestatal de Environment Tasmania, dirigida a los consumidores en Victoria, Nueva Gales del Sur y Queensland, argumenta que los tres productores de salmón de Tasmania se niegan a revelar los niveles de uso de antibióticos, la cantidad de heces descargadas y de salmones que mueren por enfermedades.

Lea también: