Saltar al contenido principal

Chilena asume liderazgo de división acuícola de firma biotecnológica en Francia

Soledad Francke asumió como Product Manager Aquaculture en IMV Technologies. Foto: Cedida.
Soledad Francke asumió como Product Manager Aquaculture en IMV Technologies. Foto: Cedida.

Francia: Se trata de la bioquímica Soledad Francke, quien partió en Mowi y ahora es encargada de nuevas tecnologías para mejorar resultados productivos en peces, en el grupo IMV Technologies.

El talento salmonicultor chileno sigue expandiéndose en el mundo. La bioquímica Soledad Francke asumió como Product Manager Aquaculture en IMV Technologies, empresa con su base en L’Aigle, Normandie, Francia, que se dedica al desarrollo de biotecnologías para la reproducción animal de todas las especies siendo líder en el área de bovinos, porcinos y equinos hasta ahora. 

“El área acuícola partió hace un par de años con más fuerza, ya que es definitivamente el campo que tiene mayor potencial de crecimiento. La gama de productos que manejamos, incluye equipos, insumos y distintos medios para mejorar fertilidad, laboratorios completamente automatizados para criopreservación de semen, ultrasonido para monitoreo gonadal y máquinas seleccionadoras de ovas”, cuenta Francke a Salmonexpert.

¿Cuáles son sus desafíos en la compañía?
¡Esa es la mejor parte! Estoy a cargo del desarrollo de nuevas tecnologías para mejorar resultados reproductivos en acuicultura. Es un mercado muy de nicho, sin embargo, son tantas las especies de interés productivo que frecuentemente estamos recibiendo requerimientos para especies antes casi desconocidas para mí. 

Es una empresa con un gran expertiz en biotecnologías para reproducción, que está volcando todo ese conocimiento y recursos en el desarrollo de tecnologías para reproducción de peces y otras especies acuícolas. Estamos trabajando en proyectos muy interesantes y disruptivos aplicables en la etapa reproductiva. Liderar este avance es muy motivador.

¿Cuál es su trayectoria en la acuicultura?
Comencé trabajando en el laboratorio de Marine Harvest (hoy Mowi) en diagnóstico de enfermedades, calidad, control de alimento, pigmentación, entre otros temas. Verdaderamente una segunda universidad. Luego estuve casi tres años en Igene Biotechnologies, una empresa norteamericana que producía astaxantina natural. Desde allí, pasé unos años combinando familia y emprendimiento y después estuve 10 años en el área comercial de Aquasearch Ova, conociendo la realidad de la producción de truchas en numerosos países, variadas condiciones y más que nada, culturas. Hace tres años ingresé a IMV Technologies al área comercial y ahora estoy a cargo de los productos y desarrollos del área acuícola.

¿Por qué decidió trabajar fuera de Chile?
El nivel de conocimiento y experiencia que tienen los profesionales vinculados a la industria salmonicultora en Chile es muy bueno y bastante bien valorado afuera. La mayoría de mis colegas llegaron a esta industria a trabajar en algo nuevo, armando empresas, centros de producción, trabajando con prueba y error a falta de experiencia, y han sido parte del crecimiento de la industria. La mayoría comparte en su historia el hecho de haber aprendido de todas las áreas, de haber tenido que trabajar en resolver temas que hoy ni siquiera se discuten. Adquirimos una experiencia que no sabemos que la tenemos hasta que salimos del país y de la industria.

Si bien no es necesario salir de Chile para aportar en algo, la acuicultura mundial es la forma de producir proteína para alimentar al mundo a corto y largo plazo, y si tenemos experiencias o ideas con las que podamos contribuir a ello, hay que hacerlo. Nunca es tarde para comenzar algo nuevo, aprender otro idioma o adaptarse a otra cultura. Por otro lado, Francia es un país con mucha historia, una cultura muy rica, valoran mucho el conocimiento, el arte, la diversidad, sigues viendo niños con libros en todos lados y esos son mensajes importantes para nuestros hijos.

¿Qué aporte puede hacer la salmonicultura en la acuicultura mundial?
Definitivamente la salmonicultura es la industria líder y modelo para las demás producciones acuícolas. Ellas aprenden de los aciertos, de los errores, de la experiencia salmonicultora en las diversas condiciones productivas en el mundo. Muchos tipos de cultivos partieron inspirados en el sistema productivo de salmones y continúan mirándolo.

¿Es creciente la exportación de talentos acuícolas chilenos para el mundo?
En este momento, hay un interés creciente por producir especies acuícolas para suplir los requerimientos de proteína. El acceso a la información vía internet o redes, la mayor accesibilidad al conocimiento, dan la confianza a los nuevos emprendedores de que es posible cultivar, en teoría. Pero para realizar el sueño y llevarlo a la práctica, se requieren profesionales con experiencia. 

Nos movemos hacia una producción más sustentable y los cambios necesarios también requieren experiencia. Y definitivamente los acuicultores chilenos son muy bien valorados en todo el mundo. Finalmente decir que, también en la red de empresas proveedoras de estas industrias, hay muchos chilenos aportando tras las líneas.

Lea también: