Saltar al contenido principal

Chilenos desarrollan sistema disuasivo sustentable para alejar lobos marinos

Lobos marinos cercanos a centro de cultivo de salmón. Foto: Jonathan Garcés, Salmonexpert.
Lobos marinos cercanos a centro de cultivo de salmón. Foto: Jonathan Garcés, Salmonexpert.

Chile: SouthSonic diseña y fabrica una herramienta de ultrasonido que minimiza el acostumbramiento del mamífero y genera un susto efectivo para que no se acerque a centros de cultivo.

Actualmente, entre los principales problemas que aquejan a la industria salmonicultora en relación a fauna marina están las interacciones de lobos marinos en los centros de cultivo, lo cual, de acuerdo con el gerente de Operaciones de la empresa SouthSonic, Antonio Pájaro, es factor importante en la mortalidad de peces en el sector nacional. 

En entrevista con Salmonexpert, el ejecutivo cuenta que la compañía SouthSonic diseña y fabrica sus propios sistemas disuasivos en Chile, realizando constantes avances de tecnología para que estos equipos sean más afectivos con la interacción del lobo marino y la industria acuícola, donde esta última ha tomado distintas acciones para que dicha relación sea sustentable.

“Hoy, nuestro sistema LARC trabaja bajo la modalidad pasivo-activo, teniendo una ventaja única con la que no cuentan otros equipos similares importados: su capacidad de detectar la aproximación del lobo marino al centro de cultivo, aspecto que permite transmitir solamente cuando es necesario, minimizando las probabilidades de acostumbramiento del mamífero y generando un susto efectivo, contribuyendo en no generar contaminación acústica acumulada en el tiempo”, detalla Pájaro.

El gerente de Operaciones de SouthSonic afirma que este sistema es sustentable, pues los sonidos submarinos generados por LARC están filtrados electrónicamente fuera del rango de audición de los salmones y otros peces en general, objeto de evitar estrés adicional en la biomasa, “así también tenemos un rango de frecuencia limitado el cual trata de no interferir en Cetáceos Muy Baja Frecuencia (VLF) y Delfines Alta Frecuencia (HF)”.

Antonio Pájaro, gerente de Operaciones de SouthSonic. Foto: SouthSonic.
Antonio Pájaro, gerente de Operaciones de SouthSonic. Foto: SouthSonic.

“Nuestros sonidos se encuentran en el espectro audible, por lo que no corresponde a equipos de Alta Frecuencia. La potencia de transmisión acústica del sistema LARC está por debajo de la intensidad máxima permitida para señales de sonar definidas en países desarrollados, con el fin de no dañar a los mamíferos marinos. Debemos tener en cuenta que existen dos clasificaciones de estos equipos en el mundo: Dispositivo Disuasivo Acústico (ADD), el cual corresponde a nuestro sistema LARC, y los Dispositivos de Hostigamiento acústico (AHD), que hostigan con altos decibeles a los mamíferos marinos”, asegura el ejecutivo. 

Asimismo, Pájaro sostiene que en Chile no existe regulación o certificación de tecnologías disuasivas por parte de la autoridad, más allá del Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA). Por eso, SouthSonic desde hace algunos años ha implementado dentro de sus frecuencias y potencia de transmisión, estándares internacionales como el NOAA para no causar daños a las especies marinas, donde destaca el Marine Mammal Protection Act (MMPA), lo que es mejorado constantemente. 

La empresa nacional South Sonic se encuentra desde el año 2008 en la industria salmonicultora, ya teniendo cinco actualizaciones de Hardware y cuatro actualizaciones de Software, “haciendo así del equipo una herramienta más estable y confiable para el sector acuícola, con mejores resultados”, recalca el gerente de Operaciones de la compañía chilena.

Obtenga mayor información sobre este sistema y otros desarrollos similares en la edición de Julio de revista Salmonexpert. 

Sistema LARC de SouthSonic. Foto: SouthSonic.
Sistema LARC de SouthSonic. Foto: SouthSonic.
Lea también: