Saltar al contenido principal

Directemar impulsa entrada de exmarinos ante falta de dotaciones en naves

Foto: Armada de Chile.
Foto: Armada de Chile.

Chile: La Autoridad Marítima quiere suplir la carencia de personal en la marina mercante chilena, con exmiembros de la Armada, quienes deberán capacitarse como cualquier otro tripulante.

La falta de dotaciones a bordo es un factor de gran preocupación para la industria ligada a la marina mercante chilena, más aún, en medio de la demanda por servicios más especializados de armadores, en áreas como la salmonicultora nacional. 

A partir de ello, han surgido propuestas como la de Armasur, que entre otras cosas plantean integrar extranjeros a las naves chilenas para suplir la carencia de personal, mientras que Arasemar señala que podría incorporarse a migrantes con cinco años o más en el país, puntos que son rechazados por los tripulantes de embarcaciones mayores y menores. 

Justamente, sobre la posibilidad de embarcar extranjeros en naves nacionales, desde Directemar dejan clara su posición en declaraciones a Salmonexpert: “Esto no es posible, en base a la normativa vigente de nuestro país”. 

La Autoridad Marítima, eso sí, manifiesta que desde hace un tiempo se trabaja “en encontrar soluciones concretas a la falta de algunas especialidades de tripulantes, fundando dicha oferta en agrupaciones de exmiembros de la Armada que eventualmente cuenten con las aptitudes y cumplan con los requisitos para postular a los respectivos puestos, con la consecuente realización de cursos y capacitaciones, de la misma manera que lo efectúa cualquier otro tripulante”. 

Lo anterior, de acuerdo con Directemar, “siempre con objeto de vigilar por la comunidad a bordo de las naves. Se reitera que desde la Autoridad Marítima se velará por que se garanticen las condiciones necesarias y justas para el normal desarrollo de actividades de las dotaciones”.

En ese sentido, desde la Autoridad Marítima detallan que la circular 071-36 de Directemar entrará en vigencia a contar del 12 de agosto de 2021, “para todos los procesos de solicitud de certificación de dotaciones mínimas de seguridad en naves que comiencen a operar desde esa fecha”.

“Hay que hacer presente que la referida circular no sólo tiene como objetivo establecer los principios relativos a las dotaciones mínimas de seguridad en embarcaciones, sino que también sus directrices, sus responsabilidades y el marco para su determinación”, recalcan desde Directemar.

Lea también: