Saltar al contenido principal

Gobierno presenta proyecto para abrir cabotaje marítimo a naves extranjeras

Imagen referencial de wellboat. Foto: Archivo Salmonexpert.
Imagen referencial de wellboat. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: El proyecto de ley del Gobierno permite, además, que 15% de las tripulaciones de naves en Chile sean extranjeras, exceptuando el Capitán y el Primer Oficial.

El Gobierno presentó un proyecto de ley clave para la marina mercante nacional: busca abrir el cabotaje marítimo chileno a naves extranjeras, con la mira puesta en “mejorar la competitividad en la industria y erradicar movimientos de carga ineficientes que se desarrollan en las costas y en los puertos del país”. Con este aumento de oferta, según la Autoridad, bajarían las tarifas del sector entre un 40% y 55% con beneficios anuales para los usuarios de entre US$300 y US$432 millones. 

“Si bien la Ley de Fomento a la Marina Mercante busca favorecer su desarrollo, esta labor debe ser llevada a cabo en cumplimiento con lo establecido en su artículo primero, es decir, en armonía con el interés general. No obstante, la regulación actual del transporte marítimo entre puntos del territorio nacional, que contempla la reserva para naves de bandera chilena, constituye una barrera de entrada para más oferentes del servicio”, se detalla en el proyecto de ley ingresado. 

Así, de acuerdo con lo planteado por el Gobierno, “se impide generar ganancias de eficiencia por optimización logística de las rutas y utilización de capacidad ociosa de las naves a costo marginal muy bajo. Como resultado, se observan tarifas de flete poco competitivas, restándole dinamismo al mercado desincentivando el uso del mar como vía de transporte masivo”. 

La Autoridad menciona, en tanto, que la liberación de reserva de bandera chilena no implica tratos diferenciados para las naves extranjeras en materia laboral ni tributaria, por lo que las distintas naves extranjeras que realicen actividades de manera permanente en Chile deberán competir en igualdad de condiciones con las navieras nacionales”. 

De este modo, para resguardar el uso correcto del pabellón y matrícula en el país, se mantiene sólo el requisito de exigir que su propietario sea chileno, entendiendo lo anterior como sociedades o bien comunidades que tengan su domicilio efectivo a nivel local. 

Luego, se materializará otro cambio clave: se permitirá que el 15% de la tripulación de una nave en el país sea extranjera -como ocurre en otras industrias-, lo cual hasta hoy era prohibido. Solamente tratándose del Capitán y del Primer Oficial, continuará el requisito de nacionalidad chilena, pues “existe una razón de representatividad de bandera fuera del territorio nacional”, manifiesta en su proyecto de ley el Gobierno, firmado por el Presidente Sebastián Piñera.

Alejandro Tenorio, director nacional de la Alianza Marítima de Chile. Foto: Cedida.
Alejandro Tenorio, director nacional de la Alianza Marítima de Chile. Foto: Cedida.

“Se está vendiendo nuestra soberanía”

Frente a esto, Alejandro Tenorio, director nacional de la Alianza Marítima de Chile, opina que la regla general “es que el cabotaje en el mundo es una reserva a sus connacionales, con este proyecto de ley, se está vendiendo nuestra soberanía. Hoy las dotaciones de naves chilenas son 100% oficiales y tripulantes chilenos, con algunas excepciones que la ley otorga. En este proyecto, sólo se requiere dos oficiales chilenos: el Capitán y Primer Oficiales”.

“Hoy, las dotaciones en promedio pueden ser de 18 personas por nave según la ruta, tipo de nave, frecuencia de viaje. Existen aproximadamente 430 naves mayores, entonces, con este proyecto de ley se aseguran solamente 860 puestos de trabajo para Capitán y Primer Oficial. Las dotaciones de máquina y tripulantes serían extranjeros, por los costos de su mano de obra”, advierte Tenorio.

Actualmente, el director nacional de la Alianza Marítima de Chile afirma que el país dispone de 4.262 oficiales de cubierta, 4.452 oficiales de máquina, y sobre 17.000 tripulantes. “El daño al trabajo de los chilenos sería incalculable con este proyecto de ley”.

Lea también: