Saltar al contenido principal
Trabajadores en centro de cultivo de salmón. Foto: Archivo Salmonexpert.
Trabajadores en centro de cultivo de salmón. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Las iniciativas en trámite prohíben la operación de concesiones acuícolas a menos de cinco millas náuticas de áreas protegidas. La Multisindical de la industria llama al Presidente Boric al diálogo.

Existen tres proyectos de ley en discusión parlamentaria, que tienen alerta a los trabajadores de la industria del salmón: uno de ellos, que avanza en la Cámara de Diputados en segundo trámite, es el que crea un Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas. 

Allí, en beneficio de los objetivos del sistema, el nuevo Servicio podrá otorgar concesiones en áreas protegidas situadas en bienes fiscales sólo para actividades de investigación científica, educación o turismo que requieran la instalación de infraestructura y tengan una duración mayor a un año, no ligadas a la salmonicultura. 

Luego, un grupo de diputados, liderado por Jorge Brito, presentó el año pasado un proyecto de ley que impedirá a las concesiones acuícolas operar a menos de 5 millas náuticas de áreas protegidas como parques marinos, parques nacionales, reservas nacionales y forestales.

Considerando el detalle, las concesiones de acuicultura otorgadas al interior de áreas protegidas cuyo proyecto técnico considere salmónidos, tendrán un plazo de dos años desde la publicación de la ley, cumplido el cual caducarán y no podrán ser relocalizadas.

Por su parte, el proyecto de ley encabezado por los senadores Ximena Órdenes y Alfonso De Urresti, sostiene algo similar al anterior: los centros de cultivo de salmón mantendrán una distancia mínima de 5 millas náuticas de parques marinos y reservas marinas. 

En los casos en que las áreas protegidas terrestres colinden con el mar, la zonificación del borde costero deberá establecer una franja marina mínima de resguardo para excluir el desarrollo de cultivos de salmón, la que no podrá ser inferior a 5 millas náuticas, mientras que las concesiones de acuicultura que operan en áreas protegidas caducarán en dos años desde la publicación de la ley y no podrán ser relocalizadas.

A esto, se sumaron las palabras del Presidente Gabriel Boric, en su visita a la región de Magallanes, quien afirmó que industrias como la salmonicultura no deben operar en áreas protegidas y que se establecerá una moratoria en la zona austral para que el sector no crezca más. 

Frente a esto, Alejandro Santibáñez, presidente de la Multisindical de Trabajadores del Salmón y Ramas Afines, advirtió que los tres proyectos de ley “afectan a 50% o más de los centros de cultivo y eso debilita totalmente a esta actividad”. 

“El Presidente Gabriel Boric llamó al diálogo a los trabajadores y nosotros recogemos el guante de inmediato, ya que ese es el camino para no afectar negativamente a las personas, porque hasta el momento sólo se está mostrando este tema como una discusión entre buenos y malos, entre las empresas y las ONG”, recalcó el dirigente. 

Santibáñez dijo estar a favor de la protección de ecosistemas, pero comentó que “una buena intención por regular no debe llevar a terminar con la industria del salmón, donde es mejor definir cómo operar sustentablemente en vez de prohibir. Es muy importante resguardas estas áreas, pero no podemos llenarnos de ellas, acabando con la matriz productiva”.

Lea también: