Saltar al contenido principal

Revelan irregularidades en sistema de Mutualidades para la salmonicultura

Imagen referencial de planta de procesos de salmón. Foto: Archivo Salmonexpert.
Imagen referencial de planta de procesos de salmón. Foto: Archivo Salmonexpert.

Chile: Una fiscalización dio a conocer que el experto en prevención de riesgos de la Asociación Chilena de Seguridad -que asesora a plantas de Quellón- no tiene experiencia en el sector salmón, pese a los peligros para la salud a los que se ven expuestos los trabajadores.

Tras las denuncias hechas por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Industria Salmonera y Afines y SalmonChile, el Ministerio del Trabajo y Previsión Social solicitó a la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) informar del cumplimiento de obligaciones que las Mutualidades tienen en el ámbito médico y de prevención de riesgos de accidentes y enfermedades profesionales. 

De este modo, la Suseso llevó a cabo una fiscalización conjunta con la Dirección del Trabajo entre el 16 y 18 de diciembre de 2019, a las plantas de proceso de salmón en Quellón, pertenecientes a AquaChile, Salmones Austral y Marine Farm, mediante la cual detectó irregularidades.

Sin prescripciones, sólo recomendaciones

En el informe se revela que el experto en prevención de riesgos de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), que asesora a las plantas de proceso de las salmonicultoras visitadas, no cuenta con experiencia en el rubro, “lo que podría tener efecto en la asistencia técnica entregada dada la complejidad de los peligros y riesgos para la salud que afectan a los trabajadores del sector”.

También se detectó falta de asistencia técnica, por cuanto la ACHS no efectuó un seguimiento de las distintas etapas que comprende la aplicación de un protocolo de riesgo TMERT (Trastornos Musculoesqueléticos Relacionados con el Trabajo). “Asimismo, tampoco realizó una revisión de las medidas de control establecidas por las empresas salmonicultoras”.

Según el reporte, “no se prescriben, sino que solamente se recomiendan las medidas orientadas a corregir deficiencias detectadas en materia de seguridad y de salud en el trabajo”. Lo mismo ocurre en el protocolo TMERT, donde no se llevan a cabo cursos específicos para orientar a las firmas en su aplicación y en la prevención de enfermedades profesionales. 

Respecto al protocolo PREXOR (Exposición Ocupacional a Ruido), se evidenció que los especialistas que realizan las evaluaciones cuantitativas de ruido, no prescriben la prohibición de utilizar el protector auditivo sobre la vestimenta, pues usar la orejera encima de la capucha, “hace menos eficiente el cuidado ante el riesgo de adquirir Hipoacusia Sensorioneural”. 

No están en vigilancia

A inicios de este año, los trabajadores dieron a conocer sus principales problemáticas a la industria del salmón. Foto: SalmonChile.
A inicios de este año, los trabajadores dieron a conocer sus principales problemáticas a la industria del salmón. Foto: SalmonChile.

En la parte observaciones, el informe da a conocer que, en la visita a la planta de AquaChile, se detectó que la empresa cuenta con una sala de primeros auxilios que no estaba en conocimiento de la ACHS, “situación que llama la atención, ya que, de acuerdo con lo señalado tanto por la empresa como por la Mutualidad, la compañía era visitada al menos una vez por semana por el experto en prevención de riesgos que los asesora”. 

Mientras que, en el caso de la planta de Salmones Austral, se constató que el trabajador que se desempeña en el puesto de transpaletero, “no se le ha proporcionado ropa de protección adecuada por exposición al frío. Asimismo, se verificó que estas cámaras no tienen implementado un sistema de seguridad y de vigilancia que facilite la salida rápida del colaborador en caso de emergencia”. 

En cuanto a la planta de Marine Farm, un informe de diciembre de 2016, de evaluación cuantitativa de TMERT, emitido por la ACHS, señala que los trabajadores que ocupan los puestos alimentación pecori, sajado, eviscerado, corte de riñón, lavado con cuchara y emparrillado, deben ingresar a vigilancia, debido a que son labores que permanecen en “rojo”. 

Sin embargo, la ACHS señaló mediante respuesta a la Suseso, el 30 de diciembre de 2019, que no tenía trabajadores de la planta de procesos de Marine Farm de Quellón en vigilancia por la exposición a trastornos musculoesqueléticos, así como tampoco por exposición al ruido, lo que fue corroborado en terreno por representantes de la compañía.

Discrepancias ante denuncias

Considerando el ítem prestaciones, durante 2019, la Suseso afirmó que la ACHS reportó 25 casos de denuncias de enfermedades profesionales. “Al respecto, existen discrepancias en el 20% de estos procesos, frente a la calificación efectuada por esa Mutualidad, basadas en antecedentes médicos, patologías de los trabajadores y riesgos observados en el puesto, en una actividad manual que es altamente repetitiva, con aplicación de fuerza y en ambientes de baja temperatura”.

Al mismo tiempo, la ACHS recibió 298 denuncias por accidentes de trabajo, donde la Suseso detectó prestaciones médicas adecuadas, pero a su vez, encontró discrepancias en temas como reposo médico y calificación de los eventos.

Finalmente, tomando en cuenta la fiscalización a la planta de procesos de Yadran en Quellón y a las empresas contratistas Jamar Servicios SpA y Rodrigo Eduardo Valenzuela, Suseso detectó similares irregularidades en el trabajo de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción.

Lea también: